16 de febrero de 2020
 

Málaga.- Cultura.- Vélez-Málaga culminará en febrero las obras de cerramiento del recinto de su alcazaba árabe

Publicado 13/11/2013 16:33:38CET

VÉLEZ-MÁLAGA (MÁLAGA), 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de la localidad malagueña de Vélez-Málaga prevé finalizar el próximo febrero las labores de cerramiento del entorno de la Fortaleza, la antigua alcazaba árabe de la ciudad, un recinto fortificado que data del siglo X, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y considerado como uno de los más importantes del reino nazarí, cuyos alrededores están siendo objeto de un proceso de recuperación y puesta en valor.

Así lo ha explicado este miércoles la concejala de Infraestructuras, Concepción Labao, quien ha informado de que las obras, que se iniciaron a mediados de octubre, tienen un coste de 218.403 euros, aportados por el Fondo Financiero para la Modernización de Infraestructuras Turísticas (Fomit) del año 2008.

Los trabajos, según ha detallado la edil en rueda de prensa, tendrán diferentes características en función de la zona en que se actúe, de modo que, por ejemplo, en los tramos donde la altura de los muros existentes sea susceptible de favorecer la entrada de personas se plantarán especies autóctonas.

Por otro lado, el cerramiento se hará con mortero de cemento coloreado en el tramo ejecutado con bloques de hormigón y, por último, se utilizará acero corten para el tramo de mayor apertura. Además, se construirá una pequeña edificación de control de acceso y unos servicios para los visitantes al recinto monumental.

"Este Gobierno ha conseguido recuperar uno de los monumentos más importantes y con más historia de nuestra localidad", ha asegurado Labao, quien ha precisado que se actuará sobre unos 20.930 metros cuadrados y ha indicado que el cerramiento se efectúa "con el objetivo fundamental de reforzar la seguridad en la zona y que el monumento esté en perfectas condiciones de mantenimiento para las visitas de vecinos y turistas".

Localizada en el punto más elevado de la ciudad, a unos 80 metros sobre el nivel del mar y rodeada por un recinto amurallado del que se conservan varios paños, la Fortaleza se erigió en el siglo X, aunque su mayor protagonismo se produjo durante los siglos XIV y XV.

Con la invasión francesa, entre 1808 y 1810, fue reformada y dejó de tener una función militar, lo que derivó en su total abandono y consiguiente deterioro, llegando a ser empleada como vertedero, y a principios del siglo XX se transformó en cantera para materiales de construcción.

En 1967, el Ayuntamiento decidió reparar el recinto, de modo que tanto la torre del homenaje, que había desaparecido casi por completo, como su puerta de acceso fueron reconstruidas.

Al margen de los trabajos que se efectúan en la Fortaleza, la concejala ha destacado otras actuaciones que se están llevando a cabo en diversas zonas de la muralla árabe de la ciudad que se encontraban muy deterioradas, para lo cual se están usando piezas recuperadas y ladrillos de cerámica veleña fabricados expresamente con medidas similares a las originales.