El Ayuntamiento de Málaga repartirá ceniceros desechables en 60 puntos de las playas de la capital

Actualizado 31/07/2012 15:27:41 CET
Actualizado 31/07/2012 15:27:41 CET

El Ayuntamiento de Málaga repartirá ceniceros desechables en 60 puntos de las playas de la capital

en papel ecológico y reciclable

Ceniceros desechables
Foto: EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA

MÁLAGA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Málaga ha alcanzado un acuerdo con la empresa responsable de 'Ecolilla' para desarrollar, por segundo año consecutivo, un programa por el que se dispensan ceniceros desechables en 60 puntos de las playas de la capital, según ha informado este martes la concejala de Servicios Operativos, Régimen Interior y Playas, Teresa Porras, y el responsable de la empresa, Víctor Ramos.

   'Ecolilla', realizado en papel ecológico y reciclable, es a la vez un cenicero y un soporte publicitario, el cual también puede ser utilizado para arrojar en él desechos de pequeño tamaño como chicles, palos de caramelos y helados, cáscaras de pipas, envoltorios de plástico.

   En total, habrá 60 dispensadores, con un diseño más moderno, frente a los 45 de la pasa temporada, los cuales se han instalado en las playas de El Palo, San Julián Parador de Golf, Guadalmar, Sacaba, La Misericordia, San Andrés, Huelin, La Malagueta, La Caleta, Baños del Carmen, Pedregalejo, Las Acacias, El Candado, Peñón del cuervo y La Araña.

   Ésta iniciativa sostenible ha sido ideada por tres jóvenes emprendedores: Victor Ramos Sánchez, Jorge Pérez-Bermúdez Leal y Raúl Cacabelos Salgueiro.

   Según un informe presentado por la empresa encargada de estos ceniceros desechables, una sola colilla contamina ocho litros de agua. Así, un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cataluña concluyó que ahora los mayores focos de suciedad por acumulación de colillas se encuentran en las aceras de las calles con más empresas.

   En España, se fuman unos 89 millones de cigarrillos al día, lo que supone 32.455 millones de filtros desechados anualmente, según un informe reciente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT). El 50 por ciento de los cigarros consumidos se fuma en el exterior, y de éstos el 59 por ciento --unas 4.000 millones de colillas-- se tira al suelo en vez de en un cenicero o una papelera.

   A pesar de su apariencia los filtros no son biodegradables, están fabricados con acetato de celulosa, que tarda bastante tiempo en degradarse, han apuntado.