Actualizado 07/04/2010 17:36 CET

El concejal de IU de Málaga Antonio Serrano abandonará la formación y pasará a ser edil no adscrito

Anuncia que más de un centenar de militantes dejarán la coalición y crearán una plataforma social y política

MÁLAGA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El viceportavoz de IU en el Ayuntamiento de Málaga, Antonio Serrano, anunció hoy que va a abandonar la militancia de esta formación como consecuencia del "sectarismo" por parte de la dirección y después de que ésta no haya asumido la resolución de la Comisión Federal de Arbitraje y Garantías Democráticas de Izquierda Unida anulando su expulsión de la coalición, un proceso iniciado tras su enfrentamiento hace ya casi tres años con el portavoz municipal, Pedro Moreno Brenes. Por tanto, pasará ahora a ser concejal no adscrito de la Corporación, dejando a la federación de izquierdas con un único representante.

Junto a Serrano, perteneciente a la llamada corriente crítica de IU, más de un centenar de militantes de Málaga capital --el censo es de unas 300 personas-- se darán de baja en la organización debido a "la ausencia de vida orgánica democrática y a la predeterminación de deshacerse de las minorías que propician las direcciones provincial y local de Málaga y el portavoz municipal y con el amparo de la dirección andaluza".

El hasta ahora edil de IU informó, además, de que van a poner en marcha una plataforma social y política de progreso, "defensora del interés de los malagueños, proponente de políticas sostenibles, donde la justicia social presida nuestra política y donde el ciudadano sea realmente partícipe de la institución y de la propuesta".

"No se trata de la marcha de tres o cuatro, sino que es una escisión", resaltó Serrano. Las bajas de militantes se producirán sobre todo en las asambleas de Cruz de Humilladero, Churriana y Campanillas.

Serrano, que compareció hoy acompañado por dirigentes, militantes y simpatizantes de la coalición, indicó que formalizará su baja de IU "mañana o pasado mañana" y su situación será oficial en el próximo pleno del Consistorio. Ante esto, indicó que reclamará al equipo de gobierno del PP y al secretario municipal los medios que la ley le otorga para seguir trabajando.

Aunque reconoció que hay cuestiones que "no están perfectamente definidas ni en la legislación ni en el reglamento del Ayuntamiento, quedando un poco al arbitrio del informe del secretario y del propio alcalde, Francisco de la Torre", dijo estar "tranquilo" porque "peor que he estado no voy a estar", teniendo en cuenta que fue retirado por Moreno Brenes de todas las comisiones y consejos de administración. De hecho, confío en "la honestidad y en la coherencia del alcalde".

El edil justificó su decisión aludiendo a tres años de "trabajo en solitario en el Ayuntamiento, sin apoyo técnico ni administrativo ni económico", a "presiones y actitudes oscuras y hostiles" por parte de Moreno Brenes y de los coordinadores provincial, José Antonio Castro, y local, Eduardo Zorrilla, y sobre todo a que la situación no haya cambiado pese a que la Comisión Federal de Arbitraje y Garantías Democráticas de Izquierda Unida anuló su expulsión de la coalición.

PLATAFORMA

La plataforma que se va a crear, denominada Compromiso por Málaga, supondrá "un espacio político conformado por individuos y colectivos, que pretende elaborar propuestas políticas desde la pluralidad y la participación máximas, propiciando la relación directa entre concejal y ciudadano, generando así vínculos de confianza para solucionar los problemas de la gente", según Serrano.

Compromiso por Málaga pretende, según declaró, "sumar y abrir puertas a malagueños que quieran trabajar en libertad por mejorar y hacer progresar la ciudad y por contribuir a generar ilusión".

Preguntado por la posibilidad de que se presenten a las próximas elecciones municipales, expuso que "no tenemos una idea predeterminada, pero no descartamos absolutamente nada y todo dependerá de las decisiones colectivas".

Como concejal no adscrito, Serrano afirmó que trabajará "sin ninguna hipoteca política que condicione la defensa de los intereses de los malagueños".

"Ningún interés de partido o individuo será obstáculo ni estará condicionado por equilibrios extraños conducentes a mantener cargos de confianza, pactos o privilegios en ningún ámbito, dentro o fuera del Ayuntamiento, ni haremos demagogia con la igualdad, mérito y capacidad como criterios de acceso a la Administración para luego colocar a los nuestros, y sobre todo nuestra supervivencia no estará sujeta al mercadeo ni político ni económico", subrayó.

Así, Serrano comentó que reivindicará "la libertad de expresión, inexistente en IU, y la regeneración política, que en Izquierda Unida sólo reza en los documentos"; se denunciarán "las prácticas poco éticas en cualquier ámbito político o institucional", y se contribuirá en lo posible a "devolver al pueblo la confianza que un día tuvo en la clase política y particularmente en esta parte de la izquierda malagueña, tan desacreditada por propio mérito".

Por ello, indicó que abandonan IU, pero "seguiremos manteniendo nuestro ideario, nuestro proyecto y nuestro programa; dejamos unas siglas y una organización que han caído en manos de un grupo de acomodados, carentes de escrúpulos y sin rumbo político y cuyo único precepto es mantener el sillón".

"AGENCIA DE COLOCACIÓN"

"En Málaga esto ya no es un partido político, es más una agencia de colocación donde sobra todo aquel que aspire a defender una idea política si ello conllevara competir con el puesto de trabajo de alguno de ellos", advirtió Serrano.

El concejal lamentó "estos tres años de iniquidad, de presión y de actitudes oscuras y hostiles, de cargar con la maleta, de cerrar el ordenador y de vigilar la correspondencia". "Un asedio indecente que hemos resistido por nuestro compromiso y por nuestro sentido de la responsabilidad hacia el proyecto y hacia las siglas de IU, hacia el militante y el ciudadano", apostilló.

Incidió en que el trabajo realizado hasta ahora por el grupo municipal de IU "dista del potencial teórico con el que partíamos", ya que "la suma coordinada del trabajo de los dos concejales habría supuesto un resultado exponencialmente mayor que el obtenido".

En lugar de ello, denunció que "una decisión política sustentada en la mentira haya servido a Moreno Brenes para utilizar la institución como instrumento para su proyección personal, con una finalidad particular y a la vez que perversa, distinta del interés público general y del proyecto político que defendemos, es decir, para expulsar al sector crítico".

"Han utilizado la Casa del Pueblo para un interés sucio, con métodos ilegítimos que traicionan el interés ciudadano", apuntó, añadiendo que "Moreno Brenes, Castro y Zorrilla han hostigado a una parte importante de IU con la difamación de forma miserable y ello les convierte en artífices de la escisión y en únicos responsables de sus consecuencias".

A su juicio, el expediente que le abrieron "ha sido sólo un instrumento de la dirección de Málaga para eliminar a los que no compartimos estos métodos y los hemos denunciado, los que anteponemos la capacidad y la libertad de las personas a la docilidad solamente por seguir saliendo en la foto".

Por último, Serrano manifestó que lo que ocurre en Málaga "no es un hecho aislado", puesto que en toda Andalucía se están produciendo movimientos de escisión o expulsión. "Los expulsados o escindidos se cuentan por miles", aseveró, ante lo que agregó que "están acabando con esta organización". Por ello, dijo que "queda tristemente devaluado el pretendido proceso de refundación de IU".