La familia de la niña que murió en Álora aplaude que la Junta soterre el canal, pero le exige responsabilidades

Actualizado 01/07/2015 19:13:56 CET

ÁLORA (MÁLAGA), 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La familia de la niña de 14 años que falleció en marzo de 2013 tras caer a un canal de riego en Álora (Málaga) ha aplaudido que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio haya accedido a su reclamación y vaya al menos a acometer las obras para el soterramiento del primer tramo. Sin embargo, ha advertido a la Junta de que no puede obviar las "deficiencias" que presentaba esta estructura, por lo que, en consecuencia, le ha exigido que asuma responsabilidades.

Así, Miguel Ángel Carmona, portavoz de la familia de Mónica Gómez, ha rechazado que "se utilice el desgraciado accidente ocurrido hace un año y medio y el dolor de la familia como argumentos" para actuar, ya que "no se pueden obviar las deficiencias y el estado de abandono que presentaban tanto la estructura del propio canal como la zona aledaña, que terminaron por propiciar el fallecimiento de la niña".

"La zona que atraviesa el canal no es restringida --ha subrayado--; al llevar a cabo la construcción provisional de dicho canal, dividiendo la parcela en la que se encuentra ubicado, se estableció una servidumbre de paso y la familia propietaria cuenta con llaves de acceso". Con independencia de ello, ha precisado, "la valla perimetral que lo protege y las diferentes puertas estaban en mal estado, abiertas y sin protección".

En consecuencia, ha lamentado que desde la Consejería se diga que se acomete esta actuación pese a que el Gobierno regional "no tiene la responsabilidad en este asunto". "La Junta es la administración titular del canal al estar considerado como dominio público, conforme a la legislación vigente en materia patrimonial de la Comunidad Autónoma Andaluza", ha señalado Carmona.

Por todo ello, y a pesar de considerar una buena noticia la ejecución de dichas mejoras, la familia de Mónica seguirá reclamando la asunción de responsabilidades por parte del Gobierno andaluz en este accidente.

El suceso se produjo en marzo de 2013 cuando la niña estaba cruzando la acequia, situada a unos 10 metros de su casa. El embovedado que la cubría se rompió bajo sus pies, siendo arrastrada por la corriente.

Por el momento, todas las acciones legales emprendidas por la familia contra la Administración autonómica por el supuesto mantenimiento deficiente han sido archivadas, habiendo recurrido, además, al Defensor del Pueblo Andaluz.

PROYECTO

El proyecto redactado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se presentará en las próximas semanas tanto a la familia de la joven como al Ayuntamiento para que conozcan al detalle las características de la actuación. La idea es incorporar aquellas sugerencias o modificaciones que estimen necesarias dentro de la disponibilidad presupuestaria existente.

De esta manera, los trabajos se centrarán en demoler parcialmente el camino del servicio actual, en el tramo donde se efectuará la sustitución del canal por la tubería, y su posterior reposición; en retirar y volver a colocar la valla de la margen derecha y las arquetas inicial y final de conexión, y en cubrirlas con losas alveolares prefabricadas, así como en las operaciones de puesta en funcionamiento de la conducción.

Los trabajos, que cuentan con un plazo de ejecución de seis meses, se complementarán con la gestión de los residuos de construcción y demolición, medidas preventivas y correctoras del impacto ambiental, además de otras actuaciones dirigidas a la seguridad y salud de los trabajadores.

El canal de Paredones, construido a finales de los años 80, fue diseñado como conexión provisional entre las márgenes derecha e izquierda del río Guadalhorce para abastecimiento a Málaga y zona regable y que pudiese servir de baipás de la central hidroeléctrica ante situaciones de parada de la misma.