Actualizado 04/11/2015 16:35 CET

La Fiscalía sostiene que el imputado por la muerte del niño en la balsa lo planeó

MÁLAGA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía de Málaga considera que el hombre imputado por la muerte del niño de tres años, encontrado en una balsa en Los Montes de Málaga capital en febrero de 2015, actuó "en ejecución del plan" establecido, al igual que consideran las acusaciones en nombre de los padres de pequeño; mientras que la defensa sostiene que lo sucedido se corresponde con "un grave y terrible accidente".

   Este miércoles ha tenido lugar una comparecencia, en la que ha estado presente el investigado y que se celebra al tramitarse el caso por el procedimiento del Tribunal del Jurado. Tanto las acusaciones como la defensa han fijado los hechos que a su entender sucedieron ese 10 de febrero pasado y han podido solicitar las pruebas que consideran necesarias dentro de la instrucción.

   En el caso del fiscal, pide que la continuación del procedimiento por un delito de asesinato, al entender que hay indicios para ello, algo con lo que las acusaciones están de acuerdo. El ministerio público señala, en un escrito presentado al juzgado, al que ha tenido acceso Europa Press, que el imputado, entonces pareja sentimental de la madre del niño, siguió un plan "por él previamente elaborado".

   En cuanto a los hechos, se indica, inicialmente, que el investigado recogió al pequeño a la salida de la guardería y lo llevó a una balsa de agua próxima a un mirador, en los Montes de Málaga, un lugar "solitario y de difícil acceso", señala la acusación, diciéndole a la madre que lo llevaba a un centro comercial en la localidad malagueña de Rincón de la Victoria.

   Una vez allí, procedió "a arrojar al menor al agua, prevaliéndose de su evidente superioridad física y de la falta de capacidad de defensa" del niño y "conociendo que su víctima no sabía nadar", sostienen las acusaciones. Entones, lo "dejó morir", dice el fiscal, tras lo que, siguiendo el plan preestablecido, abandonó el lugar y se fue al centro comercial, donde simuló el extravío del menor.

   El fiscal solicita una reproducción videográfica del trayecto recorrido por el investigado y el pequeño desde el lugar que aparcó el coche en el mirador hasta la balsa, donde se produjo el ahogamiento; así como la declaración testifical de la madre y la hermana del imputado, al ser quienes recibieron las primeras llamadas.

   Por su parte, la defensa considera que no hay móvil alguno para la imputación y cree acreditado "que lo sucedido se corresponde con un grave y terrible accidente", por lo que considera que debe entenderse como un homicidio imprudente. Al sostener que se trata de dicho delito, señala que sería inadecuada la tramitación por el procedimiento del Tribunal del Jurado.