Actualizado 29/06/2022 16:17

Unos 400 vehículos participan en una tractorada en Granada para reclamar ayudas directas frente al alza de precios

Tractorada por las calles de Granada en protesta por el alza de precios.
Tractorada por las calles de Granada en protesta por el alza de precios. - ÁLEX CÁMARA-EUROPA PRESS

GRANADA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unos 400 vehículos integran la tractorada que recorre desde las diez de la mañana de este miércoles las calles de Granada para reclamar al Gobierno un plan urgente de medidas que palie las dificultades que atraviesan ganaderos y agricultores de la provincia a cuenta de la subida de precios en el gasóleo y la electricidad, pero también en los insumos agrícolas, lo que está provocando que el mantenimiento de algunas explotaciones se torne inviable y se vean abocados a parar su actividad.

La caravana reivindicativa, en la que participan 350 tractores y otro medio centenar de vehículos venidos de distintos puntos de la provincia, ha partido bajo el lema 'El precio del gasoil, la ruina del campo' desde la calle Joaquina Eguaras y marcha ya de forma pacífica por distintas arterias de la ciudad con destino a Camino de Ronda y la rotonda de la Aviación, desde donde posteriormente hará el camino inverso, lo que está provocando el corte al tráfico de los principales ejes de la ciudad, tal y como han explicado desde la Policía Local.

El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, ha señalado a Europa Press que la situación que atraviesa el sector agrario y ganadero es "crítica" sin que se atisbe a corto plazo un cambio en el aumento generalizado del precio de los carburantes y los productos energéticos en su conjunto. "Esto hace que nos preocupemos aún más si le unimos el plan de medidas del Gobierno, que lo único que hace es prorrogar esos 20 céntimos --de bonificación por litro de carburante", una ayuda que ha tachado de "ineficaz".

En contraposición, el sector reclama un plan de medidas "urgente" basado en una rebaja fiscal, de modo que se reduzcan todos los impuestos que afectan a la actividad agraria y ganadera; y ayudas que vayan "directas al bolsillo del agricultor" para conseguir paliar el alto precio de los costes energéticos. Junto a ello, Nicolás Chica ha llamado al Gobierno a "vigilar de cerca" a las petroleras "que están haciendo el agosto" con todo esto y cuyas cuentas de resultados arrojan "grandes beneficios".

En el mismo sentido se ha pronunciado el secretario provincial de COAG, Miguel Monferrer, quien en declaraciones a Europa Press ha advertido de que el sector no está cubriendo los costes de producción y en los casos en que sí han obtenido esta campaña "algo de beneficio, se lo está comiendo el combustible, la electricidad y los insumos", cuyos precios están disparados.

Se da así la circunstancia de que hay agricultores "que no pueden mantener sus explotaciones por el alto coste que tienen". "Cualquier explotación hoy en día está muy modernizada, cualquier tractor que se usa en cultivo extensivo ronda los 150.000 euros, hay que pagarlo y consume 200 o 300 euros al día en una jornada laboral y con los precios que tenemos ahora de nuestros productos hay quien se ve abocado a cerrar".

"Quien cierra ya no abre, los costes son muy elevados y la carga de préstamos que tenemos en los bancos son muy grandes", lamenta Monferrer, quien ha recalcado que España es tradicionalmente un país agrícola y tiene que mantener una seguridad alimentaria, pues "ahora mismo dependemos de otros países y estamos viendo con el tema de la guerra --en Ucrania-- lo que está ocurriendo", con "desabastecimiento de algunos productos", por lo que ha llamado al Gobierno a tomar medidas que garanticen la viabilidad del sector.

"El Gobierno debe reaccionar ya y el dinero que está poniendo y que va a poner más que vaya a los agricultores" y que haya "una bajada de impuestos a nuestro sector", ha clamado.

Por su parte, el responsable provincial de Asaja, Manuel del Pino, ha explicado que los precios "desorbitados" del gasóleo agrícola y de la electricidad llevan al sector a pedir medidas inmediatas, fundamentales fiscales que permitan el abaratamiento del coste de esos dos elementos de producción que se han multiplicado por tres y "eso no hay explotación que lo pueda soportar porque después no se puede repercutir" en los precios de los productos.

Junto a ello ha reclamado al Gobierno una investigación para determinar si las grandes industrias petroleras de nuestro país están especulando artificialmente con el precio del carburante, según ha señalado durante su participación en esta tractorada convocada por las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agro-Alimentarias.

Estas entidades precisan que el precio del gasóleo agrícola a una media de 1,55 euros/litro y de la factura de la luz que casi se triplica con respecto a la anterior campaña "resultan inasumibles para las explotaciones agrícolas y ganaderas" e insisten en que "nada ha resuelto la bonificación de 20 céntimos del carburante desde su entrada en vigor, cuando el gasóleo estaba a 1,30 euros/litro, con fecha de caducidad, además, el 30 de junio, ni hasta ahora los intentos de contener la subida del megavatio/hora de la luz poniendo topes al gas".

Más información