El abandono educativo temprano en Andalucía supera en 5,2 puntos la media nacional, según un informe de expertos

Miguel Ángel Sancho, Blanca Feria y Fernando Seco presentando un informe
CESUR
Actualizado 25/09/2018 13:55:36 CET

   SEVILLA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El abandono educativo temprano en Andalucía fue del 23,5 por ciento en 2017, mientras que la tasa en España fue del 18,3 por ciento y en la Unión Europea (UE) del 10,6 por ciento. Así, la comunidad andaluza se sitúa 5,2 puntos por encima del conjunto de España y 12,9 de la UE.

   Estas son algunas de las conclusiones que revela el informe 'Chequeo al sistema educativo en España y Andalucía' elaborado por la Fundación Europea Sociedad y Educación y presentado en rueda de prensa este martes por la Asociación de Empresarios del Sur de España (Cesur) a través de su think tank de innovación educativa, en el que ha participado el vicepresidente Ejecutivo de Cesur, Fernando Seco.

   El informe, que ha sido expuesto por el presidente de la Fundación Europea Sociedad y Educación, Miguel Ángel Sancho, tiene como fuente principal 'Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2018', realizado por las Fundaciones Ramón Areces y Sociedad y Educación.

   Este estudio ofrece los principales datos que reflejan la situación y evolución del sistema educativo español, desde una perspectiva de comparación. Su elaboración se ha realizado con la contribución de 13 expertos en educación y a partir de fuentes estadísticas de informes nacionales e internacionales.

SISTEMA EDUCATIVO EN ANDALUCÍA

   En el caso de Andalucía, se trata de la comunidad autónoma que escolariza un mayor número de alumnos (un total de 1.611.481 en el curso 2017/2018), de los que 352.517 pertenecen a educación infantil, 577.845 a primaria, 388.343 a secundaria obligatoria, 125.942 a Bachillerato y 141.852 a FP.

   En esta escolarización, la enseñanza pública tiene un peso del 74,3 por ciento, por encima de la media española que se sitúa en un 67,5 por ciento. La enseñanza privada sin concertar en esta región se sitúa en un 5,3 por ciento, frente al 6,9 por ciento de la media nacional. La enseñanza privada concertada en Andalucía asciende a 20,4 por ciento, frente al 25,7 de España.

   Andalucía ha alcanzado un 97,6 por ciento de escolarización en niños de cinco años y del 65,5 por ciento en niños de dos años. En este sentido, está por encima de los objetivos europeos para 2020. Además, en los últimos diez años, el alumnado del Régimen General no universitario creció un 13,6 por ciento, con un alumnado extranjero del 5,3 por ciento, inferior a la media española que se sitúa en el 8,8 por ciento.

   Por su parte, el porcentaje de la población entre los 25 y 64 años con un nivel de estudios inferior a la segunda etapa de Educación Secundaria en Andalucía es del 50,5 por ciento, mientras que la media española está en 40,9 por ciento. Los alumnos repetidores a los 15 años en España alcanzan una tasa del 34,4 por ciento y en Andalucía es del 38,2 por ciento.

AUMENTO DE MATRICULACIONES EN FP

   La previsión de matriculaciones en FP asciende a los 145.131 alumnos para el presente curso y, de ellos, un 3,64 por ciento corresponde al régimen de FP dual. Durante el curso 2015/2016 los matriculados en FP Dual únicamente suponían el 0,9 por ciento.

   La previsión de incremento de matriculados en FP para el curso 2018/19 en España es de 19.783 alumnos, llegando a los 824.612. De ellos, un 17,6 por ciento corresponde a Andalucía, lo que supone un total de 145.131 alumnos.

   Las tasas brutas de escolarización y titulación de FP en Andalucía muestran unos datos bajos en comparación con otras regiones. En Grado Superior (30,7 por ciento y 24,8 por ciento). En este sentido, cabe destacar que "existen múltiples diferencias regionales en la Secundaria Obligatoria que aumentan en la FP", según han señalado en rueda de prensa.

   Para ello, se deberían promocionar la marca FP, reformar las reglamentaciones con adaptaciones rápidas por su dependencia al mundo empresarial, así como mejorar las condiciones de las prácticas empresariales con periodos más largos y una tutorización compartida entre diferentes empresas para el caso de dimensiones empresariales menores.

BAJADA DE GASTO PÚBLICO EN EDUCACIÓN

   En cuanto al porcentaje de gasto público en educación sobre el PIB, hubo un aumento desde el 4,31 por ciento de 2006 hasta el 4,99 por ciento de 2009. Desde entonces descendió hasta el 4,32 por ciento de 2014 y, a falta del cierre oficial de los datos, el Ministerio de Educación prevé para el año 2017 el 4,2 por ciento.

   El análisis comparativo internacional muestra que en 2014 el gasto público español en porcentaje del PIB fue de un 4,15 por ciento, lo que lo situaba un punto por debajo del promedio de los 28 países de la UE.

   El gasto público por alumno en centros públicos en Andalucía es de 4.735 euros, algo menor que la media nacional y tan sólo por debajo de Madrid con 4.593 euros.

   Ante estos datos, se concluye que la tasa de empleo de la población aumenta con el nivel educativo. En niveles educativos inferiores a la Educación Secundaria Superior se sitúa en un 53,8 por ciento, seguida de la Educación Secundaria en la segunda etapa con un 69,2 por ciento y la Educación Terciaria con un 79,8 por última; esta última se ve incrementada a su vez según aumenta la titulación alcanzada en Educación Superior.

   Por comunidades autónomas se aprecian notables diferencias entre nivel educativo y empleo. Para la población de 25 a 64 años, las tasas de empleo de los titulados superiores son muy elevadas en algunas comunidades como Aragón, Baleares, Cataluña, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja.

   Ello se debe a que, "en estas comunidades, con mercados de trabajo relativamente más dinámicos que el resto, la demanda de cualificaciones superiores es más elevada", según revela el informe 'Chequeo al sistema educativo en España y Andalucía'. La comunidad andaluza con un 72,1 por ciento presenta la más baja.

   El dato con "una incidencia social más negativa" en Andalucía se refiere a la baja tasa de empleo de los que no han completado la Educación Secundaria en la segunda etapa, que llega tan solo al 46,4 por ciento. Si se tiene en cuenta el alto porcentaje de población con esa baja cualificación (un 50,5 por ciento) y los cambios del sistema productivo, "las dificultades de empleabilidad en la comunidad son especialmente relevantes".