Publicado 03/02/2020 14:04CET

Cazalilla (Jaén) sustituye el lanzamiento de la pava por animales de peluche durante las fiestas de San Blas

Pavos reales de peluche que sustituyen a la pava de Cazalilla
Pavos reales de peluche que sustituyen a la pava de Cazalilla - AYUNTAMIENTO DE CAZALILLA

CAZALILLA (JAÉN), 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Cazalilla (Jaén) ha anunciado a través de un comunicado que este año se lanzarán animales de peluche desde el balcón del Consistorio para festejar el patrón local, San Blas. Se trata de una "alternativa" a la tradición de lanzar la pava desde el campanario de la Iglesia y que, a causa de la Ley 11/2003 del 24 de noviembre de Protección Animal de la Junta de Andalucía, tienen prohibido realizar.

El alcalde de la localidad, Manuel Jesús Raya Clemente, en declaraciones a Europa Press, ha afirmado que "no se intenta dar un carpetazo a la tradición original, sino que se busca crear también atractivo para los visitantes de otros municipios y recuperar un poco estas fiestas".

El acto tendrá lugar después de finalizar la procesión de San Blas, que comienza a las 17,00 horas. Según ha señalado el primer edil, la iniciativa ha tenido una recepción "muy positiva". "Hay mucha gente a la que le parece bien, aunque al caer el festivo en lunes, apenas afectará al número de visitantes", ha señalado.

De esta forma, el Ayuntamiento de Cazalilla lanzará esta tarde cincuenta peluches de pavo real de cuatro colores diferentes que además "traen sorpresa". Según ha explicado el alcalde, los peluches están numerados y el Consistorio sortea cinco obsequios entre los que salgan agraciados de unas bolas que cojan al azar.

"Deseamos que todo transcurra de forma segura, divertida y vivamos las fiestas de otra forma, pero recordando siempre nuestra tradición original", han manifestado desde el Ayuntamiento.

la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA), que interpuso la primera denuncia administrativa que se conoce contra el Ayuntamiento de Cazalilla por el lanzamiento de la pava desde el campanario --el 3 de febrero de 2004--, ha felicitado a la Administración local por tomar la decisión de lanzar peluches.

"Esto demuestra la imparable y positiva evolución de la sociedad española en lo que eliminar el uso de animales en espectáculos se refiere", han indicado desde el colectivo.

Para esta tarde, a las 17,00 horas, está prevista la procesión de San Blas en Cazalilla. Era al término de la procesión cuando tradicionalmente se venía produciendo el lanzamiento de la pava, un rito con 175 años de historia que, según sus defensores, aseguraba suerte y fortuna a la persona que se hiciera con ella, mientras que los colectivos en defensa de los animales lo denunciaban año tras año por el sufrimiento al que se sometía a la pava.

Con la nueva normativa, los defensores de este festejo se tuvieron que conformar con lanzar la pava desde terrazas, aunque de esta forma los animales prefieren quedarse por los tejados antes que sobrevolar la plaza. En 2016, fueron algunos vecinos los que pasearon varios ejemplares de este animal por las calles del municipio ante la imposibilidad de hacer efectiva la tradición.

Pese a ello, por los hechos de 2017 fueron tres vecinos del municipio los que fueron sancionados, el que soltó la pava en la terraza, el que la cogió y el que la paseó por el pueblo. A cada uno de ellos se le ha impuesto una sanción de 2.001 euros por vulneración de la Ley de Protección Animal y otros 600 euros más por alteración del orden público. Las sanciones volvieron a repetirse en 2018 y los vecinos volvieron a organizarse para contribuir a hacer frente a las multas.