CCOO critica el estado "ruinoso" del consultorio de Los Mochos, en Almodóvar del Río (Córdoba)

Interior del consultorio de Los Mochos
CCOO
Publicado 12/11/2018 19:13:37CET

CÓRDOBA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba ha criticado este lunes el "estado ruinoso del consultorio de la barriada de Los Mochos, en Almodóvar del Río (Córdoba)", y la "situación de riesgo a la que se ven sometidos, tanto los usuarios, como la plantilla de profesionales del centro".

En un comunicado, el secretario general del mencionado sindicato provincial, José Damas, ha afirmado que "CCOO lleva varios meses denunciando el mal estado y abandono en que se encuentran algunos centros de salud y consultorios, tanto de la provincia, como de la capital cordobesa, por la falta de inversiones de la Junta de Andalucía y el poco interés que demuestra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en mantener con la dignidad que requiere el sistema sanitario público".

De esta forma, el sindicato ha advertido en varias ocasiones sobre "la situación lamentable de algunos centros sanitarios, como es el caso de los de Alcolea y Villarrubia", además del mencionado consultorio de Los Mochos, cuyo estado "es tan lamentable que ha llegado a desplomarse el techo de escayola de la primera planta, donde se ubican la consulta de pediatría y el aula de actividades".

El Distrito Sanitario Guadalquivir, según el sindicalista, "tiene conocimiento desde hace al menos dos años de lo que ocurre en el edificio, en el que debido a las continuas goteras existe un riesgo inminente de caída de techos y cornisas exteriores" y, "a pesar de ello, los responsables del Distrito pocas o ninguna solución o medidas preventivas adecuadas han puesto en marcha, puesto que la consulta continúa sin techo, con todo e forjado al aire y las lámparas colgando de los cables".

Para Damas, "es inaceptable que los profesionales tengan que trabajar en estas condiciones y que los usuarios, menores en este caso, tengan que recibir atención corriendo un riesgo innecesario y evitable", dándose el caso, además, de que, "cada vez que llueve hay que retirar ordenadores y el mobiliario para evitar que se mojen y se estropeen".

A esto se suma que la parte inferior de la balconada que hay sobre la puerta de entrada del edificio "también corría riesgo de desplome, dejando a la vista parte del armado y varillas de la estructura al aire, hasta que se ha producido su desplome, por suerte, sin que haya habido que lamentar desgracias".