CEA: Andalucía sale de la crisis más desapalancada, abierta al exterior y con empresas más innovadoras

Presentación del informe 'La Competitividad de la Economía Andaluza 2017'.
CEA
Actualizado 19/12/2018 14:02:35 CET

SEVILLA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión de Análisis y Prospectiva de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y también catedrático de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, Manuel Alejandro Cardenete, ha señalado este miércoles que Andalucía ha salido de la crisis económica más desapalancada, más abierta al exterior y con empresas más innovadoras.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la presentación del informe 'La Competitividad de la Economía Andaluza 2017', en el que también han participado el secretario general de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Luis Fernández-Palacios, y el secretario general de Economía de la Junta, Gaspar Llanes.

En este sentido, ha señalado que Andalucía ha mejorado en apalancamiento respecto a la media nacional, lo que a su juicio es "muy bueno" porque prepara a la comunidad para un "ciclo de onda larga".

Ha asegurado que no ha habido "un gran cambio estructural" en la economía andaluza tras la crisis de 2009, salvo en el sector de la construcción que ha cambiado el porcentaje de su aportación al PIB. No obstante, ha añadido que sí se ha producido un cambio en la forma en que las empresas están desarrollando su actividad gracias, sobre todo, al sector exterior.

De este modo, ha señalado que los efectos de la crisis han sido más agresivos en la economía andaluza frente a la economía española y europea. De hecho, ha indicado que Andalucía ha sufrido una recesión "más profunda" que la del resto de España. "Nos hemos ido quedando rezagados en el crecimiento a final de 2017, quedando bastante por debajo de la media europea y española", ha apuntado.

En cuanto a la producción industrial, se ha producido una pérdida acompasada con respecto al resto de España, si bien en los años 2015, 2016 y 2017 Andalucía ha recuperado la producción industrial con respecto al PIB y la comunidad ha convergido con respecto al resto del país. No obstante, Cardetene ha indicado que sigue siendo difícil hablar de recuperación, ya que a finales de 2017 tanto la producción industrial de España como la de Andalucía no habían alcanzado "ni siquiera" los niveles de 2011 y se encontraban "sustancialmente lejos" de las tasas de actividad industrial alcanzadas durante los años previos a la crisis.

Asimismo, el impacto de la crisis también afecta de forma diferente en España y Andalucía en la evolución de las cifras de desempleo. Así, ha hecho referencia a la brecha existente antes de la crisis entre la tasa de paro española y la andaluza. Lo mismo ocurre si se compara con la tasa de desempleo de la Unión Europea, ya que estas cifras en Andalucía y España se han triplicado prácticamente.

Cardenete ha apuntado que desde 2014 y hasta finales de 2017 la tendencia de la tasa de paro ha sido decreciente, variando trimestre tras trimestre aproximadamente lo mismo en términos porcentuales tanto en España como en Andalucía, por lo que la brecha sigue patente actualmente.

Respecto a la estructura sectorial andaluza, ha adelantado que no se han producido transformaciones en los últimos años, por lo que casi no ha habido variaciones de cada uno de los sectores a las aportaciones del PIB regional. En concreto, la estructura sectorial de 2007 y 2017 casi se mantiene, siendo la Construcción el sector más variante, ya que disminuye su aportación al PIB en más de ocho puntos porcentuales, mientras que se da la "paradoja" de que el sector inmobiliario aumenta un 2,28 por ciento. Por tanto, al caer el sector de la Construcción hay una reestructuración del resto de los sectores pero este reparto es "muy parecido" al de antes de la crisis.

El catedrático de Economía ha resaltado la "significativa" reversión que han sufrido las participaciones de los salarios y los beneficios en la distribución funcional de la renta, con posterioridad a la aprobación de la reforma laboral. Sin embargo, ha indicado que, a pesar del incremento del excedente de explotación, el análisis del PIB en cuanto a la demanda muestra "una profunda contracción" de la inversión durante toda la crisis.

"Esta contracción ha sido tan intensa que, aunque el consumo de los hogares se ha reducido en términos absolutos como consecuencia de la caída de la remuneración de los asalariados, su participación se ha mantenido constante, bajando a niveles del 64 por ciento en 2015, que se mantienen hasta 2017", ha explicado y ha añadido que "lo mismo ha ocurrido con el consumo de las administraciones públicas, que también se ha reducido en términos absolutos, pero manteniendo sus posiciones relativas".

IMPORTANTE DEMANDA EXTERNA

Cardenete ha destacado la evolución del sector exterior y ha señalado a la "importante" reducción de las importaciones como consecuencia de la demanda interna. A pesar de ello, ha indicado que esto ha ayudado a aminorar durante varios años el déficit externo, gracias al incremento de las exportaciones.

Por sectores productivos, ha apuntado que siguen siendo "claves" la Construcción, junto con el Transporte y las Comunicaciones (otros servicios) así como los servicios destinados a la venta, donde se encuentra el sector turístico. "La combinación de sectores que mayor efecto multiplicador tiene sobre la economía andaluza sería la intersección de Transportes y Comunicaciones, junto con el Comercio cuando se inyecta dinero en ellos", ha señalado. Frente a estos, los que menos aportan son el de materiales de construcción y refino de petróleo.

Según el catedrático de Economía, la competitividad del tejido productivo andaluz mejoró en el periodo 2008-2012, si bien se estancó entre 2012 y 2016, mientras que la mayoría de regiones españolas presentaron mejorías. Además, ha instado a invertir más en capital humano porque Andalucía cuenta en términos porcentuales con menos capital humano que otras comunidades españolas que son más competitivas.

Asimismo, ha dicho que Andalucía cuenta con menos directivos que el resto de España, así como con muchos empresarios sin asalariados por lo que "la atomización y la micro empresa hace que ese tejido sea andaluz". Andalucía ha mejorado en rentabilidad de empresas, que se han concentrado en el sector terciario.

Por último, Cardenete ha afirmado que en Andalucía se ha producido una mejora a pesar de la crisis, y ha subrayado que tiene un entorno "muy favorable" para la creación de empresas. "Andalucía ha avanzado y ha salido de las crisis mejor que otras regiones de la Unión Eurpea similares", ha manifestado.

"La crisis ha tenido un gran impacto en Andalucía y la recuperación ha sido más lenta que la deseada", ha señalado y ha añadido que "la estructura productiva se ha estancado, reduciéndose los costes laborales y ganando competitividad por la vía salarial y del sector exterior", por lo que ha aconsejado "tirar de otro valor añadido para mejorar la competitividad".

ANDALUCÍA, PREPARADA PARA AFRONTAR LOS CAMBIOS

Por su parte, la co-founder y directora de Marketing y Comunicación de Internalia Group, Gema Casquero, ha abordado, durante la mesa redonda '¿Cómo impulsar la competitividad en Andalucía?', la innovación como elemento clave para ser más competitivo y ofrecer un valor añadido a los clientes.

"Se están produciendo unos cambios muy rápidos en muy poco tiempo y hay que ir adaptándose sobre la marcha, si bien las empresas no saben muy bien cómo gestionarlos", ha apuntado. Por ello ha recomendado acometer estos cambios en la medida que les sea más rentable, ya con introducir pequeñas mejoras y aplicaciones con diferentes tecnologías la empresa se hace más competitiva por su capacidad de anticipación a los cambios.

Sobre Andalucía, ha asegurado que está preparada para subirse al carro de las nuevas tecnologías porque existe mucho talento, formación e inversión entorno a este sector, lo que ha apuntado es a "un problema de predisposición y reticencia al cambio muy grande", sobre todo en las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Contador