Actualizado 16/05/2007 12:51 CET

Córdoba.- Un policía local pide la mediación de la alcaldesa ante el acoso laboral que dice sufrir por sus superiores

CÓRDOBA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Un policía local pide la mediación de la alcaldesa de la ciudad, Rosa Aguilar (IU), por la situación de "acoso laboral, discriminación y abuso de autoridad" que dice estar sufriendo por parte de sus superiores, solicitando que le sea restituida la plaza asignada que tenía en la Sección de Medioambiente.

A través de un comunicado remitido a Europa Press, el afectado explicó que "se viene sucediendo por parte del intendente de la sección a la que pertenece, Sebastián Contreras, un trato discriminatorio" hacia su persona, "abuso de autoridad y amenazas consumadas"; hechos, que según dice, "están siendo consentidos y en casos apoyados por el jefe de la Policía Local y otros superiores".

Todo empezó en la Feria de Nuestra Señora de la Salud en el pasado año, cuando se le dio un cuadrante "totalmente discriminatorio con respecto al resto de compañeros de la Sección de Medio Ambiente y demás policías locales". Según comentó, "mientras que el resto de componentes que realizan servicio a caballo se repartían exclusivamente el servicio de alguacilillos en la plaza de toros", él prestaba servicio "sin posibilidad de negociación de cuadrante, los dos fines de semana en el recinto ferial".

Ante tales hechos, se entrevistó con el intendente, quien le dijo que "no iba a haber cambios, que era imposible dar marcha atrás" y que como se le ocurriera decir que no a esas condiciones personalmente se iba a encargar de "echarle de la sección".

Posteriormente, dice que se intentó "presionarle" para que solicitara otro destino, llegando incluso a no asignarle cometido alguno "y así pues deambular varias jornadas por los pasillos de Jefatura".

Además, explicó que "otra medida coercitiva para que solicitara el cambio ha sido en una entrevista con el inspector Foche, donde, después de acusarme de manipulación en un vehículo y de mentir con respecto a una certificación médica, se me amenaza con respecto a actos de mi vida privada, para posteriormente, entregarme un documento de solicitud de destino el cual sólo tenía opción a firmar".

Por todo ello, cree que "las amenazas han sido cumplidas", al haber sido "apartado de la Sección de Medio Ambiente sin motivación oficial y estar acosado, presionado, amenazado, insultado, menospreciado, vilipendiado y discriminado, ya que se van vertiendo por la Jefatura infamias contra mi persona tales como que no desempeño mis funciones, me niego a montar o que soy un problemático".

Según dijo, esta situación le está afectando "física, psíquica, laboral y personalmente hasta el punto de estar en tratamiento psicológico, diagnosticado como estrés laboral y en baja laboral desde junio del presente año".

Intentando encontrar solución a este problema concertó una reunión con el jefe de la Policía "a la cual no tengo posibilidad ya que la respuesta ha sido que no se pronuncia y no va a ir en contra de un intendente suyo al cual le otorga toda su confianza".

En vista de esto, solicitó una reunión con el delegado de Seguridad, José Antonio Cabanillas, para trasladarle los hechos y medie en el asunto. En ella, explicó que se le argumentó con respecto al cambio de puesto, "autoorganización describiéndola como la capacidad que posee la empresa para mover a los trabajadores a su antojo". Asimismo, le dijo que se adaptara a su nuevo puesto y se tranquilizara, dándole la opción de solicitar un puesto en la sección cuando se oferte.

Ante tales hechos, el agente policial solicita la mediación de la alcaldesa solicitando que sea restituida la plaza asignada y "se deponga la actitud hostil hacia él por parte de todos los implicados".