Publicado 06/08/2021 13:53CET

Decretan libertad y orden de alejamiento para el detenido por intentar volar el domicilio familiar en Granada

Archivo - Edificio judicial de La Caleta
Archivo - Edificio judicial de La Caleta - EUROPA PRESS/ARCHIVO

GRANADA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Granada ha decretado este viernes, a petición de la Fiscalía, la libertad para el hombre de 42 años detenido acusado de provocar un escape de gas en la vivienda que compartía con su pareja, en relación con las que tendrá que guardar una orden de alejamiento de 500 metros. Está investigado por la presunta comisión de delitos de malos tratos y de daños.

Así lo han indicado este viernes desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), después de que en la mañana de este viernes el detenido pasara a disposición judicial. La orden de alejamiento de 500 metros que le ha impuesto la juez deberá de guardarla tanto con la presunta víctima como con la vivienda en la que habría provocado el escape de gas.

La juez, a instancias del fiscal, ha tomado esta medida después de que haya sido "imposible" localizar a la presunta víctima para que declarara en sede judicial. Sí declaró tras ocurrir los hechos ante la Policía Nacional, que llevó a cabo la detención. A partir de este momento, se abren diligencias previas y el hombre será investigado por un presunto delito de malos tratos y otro de daños, ha agregado el TSJA.

Agentes de la Policía Nacional lo detuvieron por haber intentado hacer volar el domicilio donde residía con la víctima provocando un escape de gas butano, según informó este cuerpo policial en una nota. El intento generó una situación de alto riesgo de explosión y el detenido ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial, según ha informado en un comunicado la Policía.

El detenido residía junto a su pareja en un piso ubicado en una segunda planta de un inmueble del barrio del Zaidín y durante la tarde del pasado miércoles, día 4, según el relato policial, habría llegado al domicilio común e iniciado una fuerte discusión, insultando, amenazando a la mujer y mostrando un comportamiento agresivo.

En el transcurso de esta discusión el presunto autor llegó a romper la televisión y dos teléfonos móviles pertenecientes a la víctima y abandonó después el inmueble, ha agregado la Policía.

Momentos después se personó una dotación policial que acompañó a la mujer hasta la comisaría tras manifestar su voluntad de presentar denuncia por malos tratos.

Horas más tarde, se recibía una llamada al 091 en la que un ciudadano alertaba de un fuerte olor a gas dentro del bloque en el que reside. Nada más llegar al portal indicado los agentes ya pudieron percibirlo y averiguaron a través de los vecinos que el supuesto escape provenía de un piso de la segunda planta.

Tras dar aviso al Servicio Municipal de Bomberos, los policías localizaron en la escalera a un individuo que podría tratarse del morador del piso donde se estaba produciendo el escape.

Una vez que éste les confirmó que vivía en dicho inmueble, accedieron al mismo con sus llaves, viéndose sorprendidos por una alta concentración de butano mientras podían escuchar un silbido que indicaba la existencia de un escape de gas considerable.

Tras asegurar el bloque, salvaguardando la integridad física de los vecinos, las dotaciones de bomberos neutralizaron el escape de gas, el cual había sido valorado como de alto riesgo de explosión.

Las agentes policiales y de bomberos comprobaron la existencia de dos conexiones de gas butano que habían sido cortadas, presumiblemente con un cuchillo que apareció junto a ellas. Dichas bombonas de butano estaban conectadas a la hornilla y el termo de la cocina del piso.