Desarrollan un modelo que predice los nutrientes adicionales que el uso de agua regenerada aporta al olivar de riego

Archivo - Un olivar con sistema de riego localizado.
Archivo - Un olivar con sistema de riego localizado. - JUNTA - Archivo
Publicado: lunes, 19 febrero 2024 14:42

SEVILLA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El proyecto Reutivar 2.0, liderado por Feragua, la Universidad de Córdoba, Aguas de Montilla y la Comunidad de Regantes Tintín, analiza la viabilidad del uso de aguas regeneradas en el olivar con tres "impactos fundamentales": sobre el suelo, sobre la calidad de los cultivos y sobre la variación espacio-temporal de la calidad de agua en la red de riego. Esta investigación cuenta con financiación de la Junta de Andalucía y la Unión Europea a través del Feader 2014-2020 y se ha saldado, por el momento, con el desarrollo de un modelo que predice los nutrientes adicionales que las aguas regeneradas aportan a cada parcela en el riego del olivar.

Los análisis quincenales han evidenciado que dentro de la red se dan "fenómenos de nitrificación" que "alteran" la composición de nutrientes en el agua que reciben los agricultores en sus parcelas y "condicionan" el plan de fertilización. Es decir, "el uso de aguas regeneradas supone aportaciones adicionales de nutrientes que no se producen con aguas convencionales y que, además, varían de forma considerable de unas parcelas a otras y a lo largo de la campaña, como ya pudo constatarse en la primera edición de Reutivar", ha recogido Feragua en una nota de prensa.

Esto implica que un uso bien gestionado de estas aguas "podrían contribuir a disminuir la inversión de los agricultores en nutrientes vegetales". "Pero para que efectivamente sea así el agricultor necesita poder predecir esa variación en la composición de nutrientes a lo largo de toda la red de riego y es precisamente en ese objetivo en el que los resultados de Reutivar 2.0 han aportado la mejor noticia al regadío: el desarrollado de un modelo predictivo, que ha sido bautizado Nitrinet y que se ha demostrado bastante fiable", ha apostillado la Federación de regantes.

Esta herramienta se ha mostrado capaz de predecir la concentración de nitrógeno amoniacal y nitrógeno nítrico (las dos principales formas nitrogenadas que absorben las plantas), así como el pH en el agua de riego que reciben los regantes en sus parcelas. En concreto, las simulaciones realizadas con el modelo han logrado predecir la concentración de nitrógeno amoniacal y nitrógeno nítrico con un error medio absoluto de 1.5 mg/L y 1.25 mg/L, respectivamente.

"Reutivar 2.0 supone ya sólo por eso un antes y un después en el conocimiento sobre el uso de las aguas regeneradas para riego", ha reconocido Feragua, que ha incidido en que este proyecto está investigando también el impacto potencial del riego con aguas regeneradas sobre las propiedades del suelo y sobre la calidad de la cosecha, campos en los que aún es pronto para establecer resultados concluyentes.

Un informe elaborado por Feragua con la colaboración de San Telmo Business School y el patrocinio de Magtel advierte de que el déficit hídrico crecerá en todas las cuencas andaluzas, salvo en la del Mediterráneo, si no se toman medidas añadidas a las recogidas en la actual planificación hidrológica. En algo más de tres lustros, concretamente desde el momento actual hasta 2039, "la insuficiencia de recursos en las cuencas del Guadalquivir, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras se agravará en un 65%, pasando el desajuste entre la oferta y la demanda de 225 a 381 hm3, como consecuencia de la incidencia del cambio climático y el incremento de la demanda ambiental".

La única forma de hacer frente a esta situación es la de hacer "mayores inversiones" y avanzar en un mayor mix hídrico con recursos de diferentes orígenes (superficiales, subterráneos y de la regeneración y desalación), "suficientes y óptimamente" integrados para atender las demandas. Otra gran novedad del proyecto es el estudio de la aplicación de la energía solar térmica para el secado de los lodos resultantes del proceso de depuración y la elaboración de productos derivados para su aplicación en la recuperación de suelos degradados que potencialmente podrían usarse para el olivar.

Finalmente, Reutivar 2.0 también está estudiando las implicaciones para el riego supuestas por la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Aguas Regeneradas de la UE, ahora mismo en transposición al ordenamiento por parte del Gobierno español, el cual impone a las comunidades de regantes que usen este tipo de aguas disponer de un plan de gestión de riesgo.

Las actuaciones experimentales de Reutivar 2.0 se están realizando en el complejo EDAR Montilla-Sector I de la Comunidad de Regantes Tintín y la planta experimental de Carrión de los Céspedes (Sevilla). En las primeras instalaciones, se están acometiendo los ensayos, pruebas y mediciones relacionadas con la calidad del agua, análisis de la variabilidad espacio-temporal de las concentraciones de los nutrientes en el agua y de la variabilidad espacio-temporal de la calidad del agua regenerada en la red de riego en relación con posibles obstrucciones en la red de riego, así como del sistema de filtración por anillas.

En las segundas instalaciones se examinará el rendimiento del secado térmico de los lodos generados en la depuración, así como la calidad de esos lodos y su utilización para productos derivados que puedan aplicarse a la remediación de suelos degradados. El olivar representa el 60% de la superficie de riego de Andalucía y "es clave para la vertebración social y dinamización económica del medio rural andaluz". En concreto son más de 650.000 hectáreas las ocupadas por el olivar en Andalucía, 19 los millones de jornales que genera una campaña media, más de 250.000 las familias de olivareros que viven de forma directa de este cultivo y 300 el número de pueblos andaluces en los que el olivar representa la actividad económica principal.