La Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara cree urgente ordenar los usos del casco histórico de Córdoba

Publicado 02/09/2019 12:06:32CET
Imagen nocturna de una plaza del casco historico de Córdoba
Imagen nocturna de una plaza del casco historico de Córdoba - EUROPA PRESS - Archivo

CÓRDOBA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara de Córdoba va a trasladar a todos los grupos del Ayuntamiento, al alcalde, José María Bellido, y a la teniente de alcalde delegada de Casco Histórico, Laura Ruiz, "la vigencia y necesidad de aplicar de forma inmediata las conclusiones de la Comisión de Usos del Casco, que se adoptaron por unanimidad".

Según ha informado Al-Zahara en un comunicado, "esto es totalmente compatible con la necesidad de elaborar el Plan de Gestión del Casco que ha anunciado el nuevo gobierno municipal" de PP y Cs y que "en la zona Patrimonio de la Humanidad es una recomendación de la Unesco".

En este sentido, la federación de asociaciones vecinales entiende que "la anunciada celebración de 65 procesiones" en el casco histórico durante el presente mes de septiembre, a las que habrá que unir en este ámbito geográfico otros eventos culturales, festivos y turísticos, "limitan la vida cotidiana de una parte importante del casco durante un mes entero".

La consecuencia será que "los efectos positivos que pudieran traer la celebración de estos actos quedarán diluidos en la alteración de la vida normal de una zona de la ciudad tan sensible como el casco histórico, que no puede estar sometida a esta presión".

En opinión de Al-Zahara "la planificación de eventos en el casco debe hacerse de forma planificada y buscando la menor afección posible a los barrios del propio casco y de su entorno, como el Campo de la Verdad", don lo que "urge, sin duda, la planificación de un calendario de actos en el casco, y que se realice de forma participada, derivando a otros lugares de la ciudad aquellos actos que conlleven masificación improcedente, riesgo para el patrimonio histórico y cultural o que afecten de forma importante la vida de sus habitantes".

Por ello, Al-Zahara brinda su colaboración para realizar esta
ordenación, ya que todos los actos "se desarrollan en la vía pública, incrementan el nivel de suciedad, y provocan problemas de movilidad y accesibilidad, ruidos e inseguridad, hasta dar una imagen inhabitable del casco histórico".