Guadix (Granada) despide a los tres trabajadores muertos tras la explosión en una pirotecnia

Entierro de tres fallecidos por la explosión en Pirotecnia Angustias
AYUNTAMIENTO DE GUADIX
Actualizado 14/11/2018 14:25:57 CET

GUADIX (GRANADA), 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pueblo de Guadix ha despedido este miércoles a los tres trabajadores fallecidos en la explosión registrada el lunes por la tarde en la pirotecnia María Angustias de esta localidad de Granada, en un funeral en la catedral accitana al que ha asistido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

En declaraciones a los periodistas en una visita en Baza, Susana Díaz ha señalado posteriormente que ha sido una despedida "dura y difícil" pues "las tres familias estaban mal", por lo que "todo el pueblo se ha echado a la calle".

"Hemos querido estar allí acompañando a la familia, en el dolor y en el aliento que tienen que recibir en este momento", ha explicado Díaz, que, con la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, ha acompañado en el funeral a la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea, y los miembros de la corporación local.

Han asistido también la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, y el presidente de Diputación, José Entrena, entre otras autoridades y numerosos vecinos.

La Asociación Local de Comercio de Guadix ha invitado a sus representados a cerrar los establecimientos y tiendas entre las 11,00 y las 12,00 horas en señal de duelo, según ha informado el Ayuntamiento de Guadix, que declaró este pasado martes tres días de luto oficial.

Fue en torno a las 18,30 horas del pasado lunes cuando la ciudad casi al completo sintió el estruendo fruto de una explosión registrada en la pirotecnia María Angustias de Guadix, una empresa local de larga tradición familiar, donde se desarrollaban en ese momento tareas de preparación de cohetes voladores, su producto estrella.

Se encontraban trabajando en ella seis personas, de las que fallecieron Miguel Pérez Carmona, de 30 años, uno de los gerentes de la empresa, miembro de la cuarta generación de la familia propietaria; Eduardo Huete Gómez, de 52 años, que trabajaba por primer día en la fábrica; y José Morales Aparicio, de 55 años, con una extensa carrera profesional a sus espaldas.

La autopsia practicada a los cadáveres de los tres trabajadores determinó que su muerte se produjo por un shock politraumático por explosión. Los sindicatos UGT y CCOO avanzaron este pasado martes que denunciarán el caso ante la Inspección de Trabajo y la Fiscalía, mientras que la empresa defendió que se cumplían todas las medidas de seguridad.

Contador