Actualizado 31/08/2021 12:34 CET

Muere también atropellada la madre de las dos crías de lince fallecidas entre Linares y Vilches (Jaén)

Archivo - Lince ibérico en una imagen de archivo
Archivo - Lince ibérico en una imagen de archivo - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

JAÉN, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

La JA-6104 vuelve a sumar la muerte de otro lince entre los municipios jiennenses de Linares y Vilches. En esta ocasión se trata de la madre de las dos crías que también murieron atropelladas en esta carretera y que todo hace indicar que estaba buscando a sus crías. Por ello desde la Sociedad Ibérica para el Estudio y Conservación de los Ecosistemas (SIECE) se reclaman protocolos de actuación que eviten estas muertes por atropello.

El presidente de Siece, Francisco Jesús Martín, ha alertado de la "inoperancia y falta de coordinación de las autoridades competentes en materia de Medio Ambiente y Tráfico" ya que tras haber avistado al ejemplar se había dado el correspondiente aviso por el riesgo de atropello de un lince ibérico en las inmediaciones de la JA-6104, aunque finalmente concluyó con la muerte del animal.

El pasado día 26 de agosto, el mismo día que murieron atropelladas dos crías de lince de entre cinco y seis meses, los miembros de Siece avisaron de la presencia de una hembra de lince ibérico (Lynx pardinus), radiomarcada, en las inmediaciones de la carretera JA-6104 que une la localidad jiennense de Vilches con la Estación de Vadollano, alertando del inminente peligro de atropello y, por tanto, de riesgo de accidente para los usuarios de la vía.

Martín ha indicado a Europa Press que "ante la imposibilidad de contactar con el teléfono 062 de la Guardia Civil tras un primer intento de llamada", finalmente avisaron al teléfono de emergencias 112, para poner de manifiesto "la necesidad urgente de poner en marcha un dispositivo de regulación del tráfico hasta que el animal abandonara las inmediaciones de la carretera".

La Policía Municipal de Vilches se desplazó a la zona tras el aviso del 112, pero no se estableció ningún protocolo de actuación inmediata. Seguidamente, se contactó de forma directa con personal perteneciente al proyecto de conservación del Lince ibérico, que previamente no había recibido ningún aviso por parte del teléfono de emergencias 112.

Dos horas más tarde fue confirmada la muerte del animal por atropello, corroborando el trágico desenlace. Se trataba de una hembra de unos cuatro años, radiomarcada, pero a la que desde hacía tiempo no le funcionaba el GPS de seguimiento. Resultó ser la madre de las dos crías que esa misma mañana también habían fallecido atropelladas y que se encontraba en la zona buscando a sus cachorros. Martín ha señalado que hay una tercera cría que supuestamente ha salvado la vida y que se supone que se encuentra también en la zona.

Desde Siece se ha criticado "la insuficiencia de medios y la falta de coordinación de las autoridades competentes en materia de Medio Ambiente y Tráfico, el teléfono de emergencias 112 y el Proyecto de Conservación del Lince ibérico, y la ausencia de un protocolo de actuación inmediata ante el riesgo de atropello de fauna amenazada".

Ha incidido en que el lince ibérico es una especie incluida en el Catálogo Nacional y en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas con la categoría de 'en peligro de extinción'. Por este motivo, la especie forma parte de un proyecto coordinado de recuperación de sus poblaciones en España y Portugal.

Uno de los núcleos de lince ibérico más importantes de la Península ibérica se encuentra situado en las inmediaciones del valle del Río Guarrizas (Jaén), con una población estimada de 140 ejemplares, del que de cuya población reproductora formaba parte la hembra muerta por atropello y sus dos crías, también atropelladas.

Contador