Publicado 27/03/2014 13:16

El Obispado, tras las declaraciones de Mayor Zaragoza, reclama "responsabilidad" y "respeto a la verdad"

Bóveda y coro de la Catedral de Córdoba, inscrita en la antigua mezquita
EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Obispado de Córdoba, tras las declaraciones sobre la Mezquita-Catedral de Córdoba realizadas por el que fuera director general de la Unesco (1987- 1999) y actual presidente de la Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, ha reiterado la llamada la "responsabilidad" y al "respeto a la verdad" en todo lo referido al histórico templo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En este sentido, fuentes del Obispado han dicho a Europa Press que en la curia diocesana se han considerado "irresponsables" las palabras de Mayor Zaragoza, cuando ha avisado que una mala gestión de la Mezquita-Catedral puede llevar a que se la declare "monumento en riesgo", lo que supone un primer paso que podría llevar a que la Unesco retire la denominación de Patrimonio de la Humanidad al monumento si éste dejara de "ser un ejemplo a escala mundial de conciliación, de convergencia y de convivencia", a lo que añadió que, "aunque la Iglesia tenga como institución el cuidado de este lugar, no es de la Iglesia, es un Patrimonio de la Humanidad, de toda España y de todos los cordobeses".

Ante esto, desde el Obispado se ha insistido en los argumentos ya esgrimidos por el Cabildo de la Catedral de Córdoba, en cuanto a "los intentos de confundir a la opinión pública sobre la titularidad de la Catedral de Córdoba, antigua mezquita, que toda la legislación española, la legislación europea y el Derecho Internacional reconocen y amparan que el legítimo dueño del templo es, desde 1236, la Iglesia Católica, tal y como se recoge en numerosos documentos jurídicos e históricos sobradamente conocidos".

En consecuencia, según aseguró ya el Cabildo, "la campaña de desinformación y confusión orquestada contra el Cabildo de la Catedral de Córdoba carece de todo fundamento jurídico e histórico", además de que "está manchando el buen hacer y el nombre del Cabildo", el cual, desde 1236, "ha sido el que más ha trabajado, el que más se ha preocupado y el que más ha invertido en proteger, cuidar y respetar el legado cultural y artístico del templo".

De hecho, "sin el compromiso del Cabildo por salvaguardar la riqueza cultural y artística del templo en los últimos ocho siglos, hoy no podríamos disfrutar" de un monumento "que cada año es visitado por más de un millón de personas, abierto a todos y que redunda especialmente en beneficio de la entera sociedad cordobesa".

Además, "la gestión que el Cabildo hace de la Catedral de Córdoba, antigua mezquita, representa y respeta fielmente todos y cada uno de los puntos por los que la Unesco le concedió el título de Patrimonio de la Humanidad en 1984. De hecho, en estos años, gracias a la labor de conservación y promoción del Cabildo, la Catedral de Córdoba ha recibido importantes reconocimientos en el ámbito nacional y se ha consolidado como uno de los monumentos más importantes de Europa".

Por todo ello, el Cabildo de la Catedral de Córdoba hizo ya un llamamiento, en el que ahora se insiste desde el propio Obispado, dirigido "a los representantes políticos, a las organizaciones de la sociedad civil y a los medios de comunicación, para que traten con responsabilidad, sensibilidad y con respeto a la verdad este asunto, que está generando una fuerte polémica a nivel internacional y que está dañando también la imagen de la ciudad de Córdoba".