Publicado 31/07/2021 12:47CET

Olivares critica que el viernes el alcalde de Granada "confirmó la compra de la ciudad en el mercado negro" a Salvador

GRANADA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Granada Manuel Olivares (no adscrito) ha criticado este sábado que "ayer el alcalde, Paco Cuenca (PSOE), se convirtió en el mayor problema para la ciudad al confirmar la compra de granada en el mercado negro" a Luis Salvador (no adscrito)

En un comunicado, Olivares se refiere a la nueva estructura del equipo de gobierno y afirma que "el mayor problema de Cuenca no es que Salvador le pida que se le monte un chiringuito y coloque a sus amigos, sino que se lo de".

"No sólo le monta un chiringuito sin competencias y que sólo sirve para que se de sus viajes a costa de los granadinos, sino que Huertas cuenta con una tenencia de alcaldía por encima de la propia socialista Raquel Ruz, todo indica que contará con más coordinadores que el resto de concejales socialistas y por si esto no fuera suficiente, los asesores de alcaldía y una secretaria del grupo socialista, que será para el tránsfuga Luis Miguel Salvador", señala.

Olivares entiende que "comprar la alcaldía como ha hecho Paco Cuenca en el mercado negro a Luis Salvador, es algo que la ciudad no va a perdonar ni olvidar", matiza.

Según el concejal, el procesamiento que actualmente pesa sobre el alcalde socialista Paco Cuenca por prevaricación, fraude en la contratación administrativa, falsedad o su master falso que borró de la página de transparencia, no le lastrará tanto como el acuerdo a espaldas de la ciudad.

"Pese a que ya sabemos que el PSOE dice una cosa y hace la contraria", en referencia a la afirmación del portavoz socialista Jacobo Calvo de que con Luis Salvador "no irían ni al tranco de la puerta", Olivares comenta que "en ningún momento ni Paco Cuenca ni Luis Salvador pusieron sobre la mesa lo que interesa a los granadinos.

"No hablaron de proyectos o de ejes estratégicos de desarrollo, sino que lo que realmente negociaron y ocultaron a los granadinos fue el reparto de sillones, los sueldos que darían y quitarían y la colocación de sus amiguetes", agrega Olivares, que calificado tales acciones de legales pero inmorales.

Finalmente Manuel Olivares apunta que "todo lo que se debería dejar fuera de la política y, más con la pandemia que estamos sufriendo, es lo que han traído dos viejos socialistas que se dicen de todo, pero que hoy se unen por un interés común que no es de la ciudad".

"Desgraciadamente no han pensado en Granada, sino en sus sillones, no han pensado en el futuro de los granadinos, sino en sus futuros y ello tendrá consecuencias", ha concluido Manuel Olivares.

Para leer más