19 de febrero de 2020
 

Once unidades de gestión clínica del Distrito Córdoba y Guadalquivir logran la acreditación de la ACSA

Actualizado 05/07/2015 9:11:16 CET
Miembros de una de las unidades de gestión clínica acreditadas por la ACSA
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

CÓRDOBA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Once unidades de gestión clínica del Distrito Córdoba y Guadalquivir cuentan ya con la acreditación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), tras haber superado con éxito el proceso impulsado por esta entidad de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía para garantizar la calidad de los servicios que se prestan a la ciudadanía.

Según ha informado la Junta, cuatro de estas unidades (Lucano, Posadas, La Sierra y el Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias) han consolidado recientemente su nivel de acreditación después de haberse sometido a las visitas de evaluación y seguimiento que contempla el Programa de Acreditación de la ACSA, transcurridos dos años desde la obtención de la certificación.

Por otro lado, las unidades de Bujalance, Montoro y Fuente Palmera están siendo objeto de seguimiento por parte de la ACSA, al cumplirse cuatro años de su acreditación; las unidades de Palma del Río y La Carlota, también están ahora mismo en la fase de seguimiento entre los dos y los cuatro años, mientras que en Levante Sur se están iniciando los trabajos para lograr en el último trimestre de 2014 su reacreditación.

Además, la Unidad Interniveles de Medicina Preventiva y Salud Pública continúa trabajando para refrendar la acreditación obtenida en los primeros meses de este año y la Unidad de Gestión Clínica Aeropuerto se encuentra actualmente en pleno proceso de acreditación.

Para lograr la acreditación, las unidades de gestión clínica han participado en el Programa de Acreditación de Unidades de Gestión Clínica que desarrolla la ACSA. Dicho programa cuenta con 109 estándares o patrones de referencia de calidad en base a los que las unidades analizan su trabajo y son sometidos posteriormente a una evaluación externa que determina su nivel de cumplimiento.

Estos estándares hacen referencia a cuestiones como la atención que se presta a los usuarios, la organización de la actividad asistencial, la estructura de la unidad o los resultados obtenidos. Su objetivo es analizar sus puntos fuertes y sus áreas de mejora, para así prestar una asistencia sanitaria de mayor calidad y ofrecer a los profesionales entornos de trabajo en los que poder desarrollarse y formarse.

Para optar a la acreditación de calidad los responsables de las unidades tienen que realizar con anterioridad un profundo análisis de la calidad de los servicios que prestan a los ciudadanos, incidiendo especialmente en sus derechos y en la satisfacción del usuario, la accesibilidad de la asistencia, la documentación clínica, la promoción de la salud o el equipamiento del centro, entre otros muchos parámetros.

Hay que tener en cuenta además que la acreditación es un proceso dinámico en permanente evolución por lo que para su mantenimiento se debe apostar por la mejora continua de la calidad en los servicios que se prestan al ciudadano.