Satisfacción en la Junta con la reforma educativa que plantea el Gobierno central

La consejera de Educación atiende a los periodistas
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 09/11/2018 12:43:17 CET

CÓRDOBA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Sonia Gaya, ha afirmado este viernes que en el Ejecutivo andaluz están "muy satisfechos" con "la reforma educativa que está planteando el Ministerio de Educación", pues "ya era hora, precisamente, de modificar algunos aspectos básicos de la Lomce".

En este sentido y en declaraciones a los periodistas, Gaya ha señalado que los cambios son necesarios en aspectos "con los que la comunidad educativa, en su conjunto, jamás ha estado de acuerdo, y que realmente han supuesto un perjuicio, tanto para la democracia, precisamente de la educación y de la comunidad educativa", como en lo referido a "la discriminación del alumnado", mediante "la segregación temprana, con medidas como, por ejemplo, las matemáticas aplicadas y académicas que ya determinan si un alumno en tercero de la ESO se tiene que ir al Bachillerato se tiene que ir a la Formación Profesional".

La consejera de Educación, que ha visitado en Córdoba el Centro Agropecuario Provincial para realizar seguimiento del proyecto 'La jardinería y el paisajismo se dualizan', del IES Galileo Galilei, ha señalado que ello se suman otros aspectos de la Lomce que, a su juicio, deben cambiar, como "la falta de programas de apoyo" o "el sistema de selección de directores", siendo también preciso "darle un papel principal a los consejos escolares de los centros".

En cuanto a "las cuestiones vinculadas" con la asignatura de religión, el objetivo, según ha destacado Gaya, "es que no haya la obligación de que exista una asignatura espejo, es decir, que si alguien decide cursar la asignatura de religión no tiene porqué obligar a otro alumno a tener una asignatura espejo".

Además, la consejera de Educación entiende que la modificación de la Lomce que prepara el Gobierno central "va a dejar la puerta abierta para trabajar otras cuestiones que ya la ministra ha indicado, cómo mejorar la estabilidad de las propias plantillas, el empezar a trabajar un poco en lo que es la carrera profesional del docente" y "también en los currículos, que habría que modificarlos".

Ante todo ello, en la Consejería de Educación están "esperanzados con que esos cambios, que han sido demandados durante muchísimos años y además con muchísimo consenso por parte de la comunidad educativa, vengan a paliar una ley que para nosotros fue perjudicial, dañina y sin consenso".

Contador