Publicado 19/02/2019 13:55

Sindicato Médico Andaluz exige al nuevo Gobierno que actúe de inmediato para "poner fin a los agravios de facultativos"

   SEVILLA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Sindicato Médico de Andalucía (SMA) ha exigido este martes al nuevo Gobierno andaluz que actúe de inmediato para "poner fin a los agravios que siguen padeciendo los facultativos andaluces". De lo contrario, según han dicho, "tendrán que responder ante los profesionales sanitarios, en particular, y ante la población, en general, de su inactividad".

   El SMA ha explicado que "los médicos andaluces comienzan a sospechar de que el actual Gobierno no está cumpliendo con lo que afirmaba en plena campaña electoral cuando reconocían públicamente, y en reiteradas ocasiones, el maltrato que estaba sufriendo por parte de la anterior Consejería el colectivo médico en Andalucía; el cáncer de la politización de la sanidad y el despotismo de los cargos intermedios, por no hablar de la discriminación salarial con respecto al resto de España".

   Según los médicos andaluces, casi tres meses después de las elecciones no se atisba el más mínimo indicio de cambio. "Los mismos gerentes siguen en sus puestos; los mismos jefes de Servicio y los directores de unidad siguen haciendo de las suyas". El SMA ha indicado que, por ejemplo, "en hospitales como el Virgen del Rocío siguen adelante convocatorias de cargos intermedios pensados para ser ocupados por facultativos con claros tintes políticos y que han sido expresamente rechazados por sus compañeros".

   Los representantes de los facultativos han detallado como la gerencia continúa llevando a cabo "modificaciones de ciertos servicios sin contar con los médicos y del mismo modo despótico que ha exhibido durante años; siguen en sus puestos jefes que han desmantelado prestigiosos servicios y que han provocado la fuga de profesionales incapaces de soportar por más tiempo el maltrato".

SIN CAMBIOS

   El Sindicato Médico Andaluz ha continuado detallando que en Atención Primaria los gerentes dimitidos no han sido sustituidos, "lo que ha supuesto el aplazamiento de decisiones urgentes, perjudicando a los compañeros mientras que, por otra parte, los gerentes que se resisten a dejar sus puestos campan a sus anchas". Por estos motivos, han asegurado que "nada ha cambiado" por el momento y exigen que se tomen medidas con celeridad ya "de otra forma pensaremos que nos han engañado".

   "Es duro saber que como colectivo has sido amortizado, que tus demandas son sistemáticamente ignoradas por tu Gobierno, que solo cuenta contigo como instrumento al servicio de sus intereses partidistas, pero aún es más duro que te utilicen como argumento para alcanzar el Gobierno y después te olviden de tus necesidades", han subrayado.

   "El Sindicato Médico Andaluz solo se debe a sus profesionales y si alguien pensaba que nos impulsaba un deseo de cambio político que, una vez satisfecho nos paralizaría, se equivocaba de plano", han matizado. "Ya sabemos que el Gobierno anterior nos ignoraba y ahora comenzamos a sospechar que el actual tampoco nos tiene en cuenta".

   Para el SMA en el resultado electoral del pasado 2 de diciembre jugó un papel significativo el malestar profesional y social por el deterioro de la sanidad pública, que provocó "importantes movilizaciones" en los días previos a las elecciones, convocadas por el Sindicato Médico y apoyadas por plataformas de ciudadanos y profesionales.

   "Las causas de estas movilizaciones no eran ideológicas", han puntualizado. "Solo pretendíamos forzar al Gobierno andaluz a negociar, a atender nuestra demanda de más inversiones en sanidad y a corregir nuestras pésimas condiciones laborales y retributivas". No obstante, el debate sobre la Sanidad pública andaluza ocupó un lugar muy relevante en el debate preelectoral. "Mientras el partido en el Gobierno defendía su gestión, los partidos que aspiraban a gobernar Andalucía se subieron al carro de nuestras reivindicaciones, ahora es el momento de que demuestren que no mentían".

   En cualquier caso, han concluido desde el sindicato, "resultó inevitable que el inesperado vuelco electoral supusiese para nosotros un soplo de esperanza ya que, por primera vez, gobernarían en Andalucía partidos que habían reconocido públicamente las pésimas condiciones que los profesionales en general y los facultativos, en particular, llevábamos años soportando". "Ya conocíamos el desprecio de nuestros gobernantes, ahora al menos íbamos a contar con su comprensión o eso pensábamos".

Más información