Actualizado 26/06/2018 14:44 CET

Testigos confirman que el motivo de la muerte de Magalhaes fue su aventura con la mujer del acusado

Los dos acusados durante el juicio
EUROPA PRESS

JAÉN, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Varios testigos han confirmado en su declaración durante el juicio con jurado que se sigue en la Audiencia de Jaén que el motivo de la muerte de Magalhaes fue la aventura sentimental que mantenía con la mujer de M.A.O.M.

Así lo ha indicado la propia mujer de M.A.O.M., que ha declarado que llevaba varios meses de relación sentimental con el fallecido. Ha señalado que la noche en la que ocurrieron los hechos, ella había estado con Magalhaes y que su marido, el ahora acusado, estaba "drogado y fuera de sí".

Ha añadido que esa noche cuando su marido le vio "los chupetones" en la cara y cuello, salió junto con su cuñado a buscar al fallecido para pedirle explicaciones, aunque nunca pensó que lo fuera a encontrar y por eso no avisó a la Policía ni pidió ayuda. Fue a primera hora de la mañana cuando M.A.O.M. regresó con una escopeta en la mano diciéndole que había matado a Magalhaes y que ya se podía preparar para ir de entierro.

Que además de insultar le dio varias bofetadas y que luego se fue de la casa con el arma. Esta versión también la ha corroborado su cuñada y mujer del otro acusado, R. M.C., acusado de asesinato como cooperador necesario.

Además, han declarado como testigos protegidos cuatro personas que han señalado haber recibido amenazas de forma directa o indirecta para que tuvieran cuidado con lo que decían en su declaración durante el juicio.

Una vez finalizada la declaración de los testigos, este miércoles será el turno para los peritos y para informes de las partes con el objetivo que este jueves el presidente del tribunal pueda entregar el objeto del veredicto al jurado y comenzar así con las deliberaciones.

Los hechos que se juzgan se remontan a la noche del 24 de mayo de 2017 cuando M.A.O.M. llamó a su cuñado, R.B.M., para preguntarle por su mujer e hijos ya que estos no se encontraban en casa.

Según el fiscal, lo hizo "movido por los rumores de que su mujer le era infiel" con un antiguo novio, acudió a la casa de su cuñado donde éste le confirmó que su mujer se encontraba con su amante por lo que "ambos acusados salieron en su busca".

Sobre las 5,45 horas se apostaron junto a la casa de Alberto Magalhaes, situada en la calle Tiro Nacional, en Jaén capital. Una media hora es lo que estuvieron esperando hasta que al final vieron como su objetivo llegaba a la casa. En fiscal sostiene que "en cuestión de segundos y sin cruzar palabra, de forma sorpresiva y por la espalda, el acusado M.A.O.M. abordó con la escopeta recortada a Alberto disparándole a una distancia de un metro y medio aproximadamente en la cabeza para asegurar su objetivo".

Los dos acusados se dieron a la fuga mientras su víctima yacía en el suelo. Fue su mujer la que salió a la puerta tras escuchar el disparo. Aunque todavía respiraba, nada se pudo hacer por su vida ya que sufrió "un fallo multiorgánico que le ocasionó la muerte de inmediato".

Por el delito de asesinato, el Ministerio Fiscal reclama 20 años de prisión, a los que suma otros tres años más por el delito de tenencia ilícita de armas. Además, en concepto de responsabilidad civil les reclama 90.000 euros para cada uno de los hijos de la víctima y otros 60.000 euros para la viuda.

Por su parte, el acusado de matar de un disparo a bocajarro al amante de su mujer declaró este lunes ante el jurado que cuando apretó el gatillo desconocía que el arma estuviera cargada porque se la arrebató a la víctima cuando fue a pedirle explicaciones y a decirle que lo suyo con su esposa había terminado.

El otro acusado, R.B.M. declaró también este lunes que la víctima era amigo suyo "de toda la vida" y que lo único que hizo esa noche en la que su cuñado estaba "muy endrogado" fue alejarlo de la casa donde estaba su mujer, su hermana y los niños, y acompañarlo para evitar que se pelearan.

Ha asegurado que se quedó dentro del coche cuando fueron a esperar que la víctima llegara a la casa y ha apoyado la versión del autor confeso del crimen al señalar que M.A.O.M. se bajó del coche con un bate en la mano, pero no con una escopeta recortada. Lo siguiente que oyó fue un disparo y seguidamente llegar M.A.O.M. con un escopeta en la mano y diciendo que había disparado a Alberto tras arrebatarle la escopeta.