Publicado 24/11/2021 12:41CET

Un total de 22 personas fallecieron en Andalucía en 2020 como resultado de un fuego en el hogar, según un estudio

Archivo - Incendio en un edificio, imagen de archivo
Archivo - Incendio en un edificio, imagen de archivo - EUROPA PRESS/BOMBEROS - Archivo

SEVILLA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Andalucía, con un índice de muertes en viviendas por millón de habitantes de 2,60 y un total de 22 víctimas mortales, es, según el estudio Víctimas de Incendios en España 2020 de Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), la sexta comunidad autónoma con mayor tasa de siniestralidad mortal por incendio en el hogar en 2020.

Del total de víctimas, 12 fueron hombres. Las provincias que registraron mayor número de fallecidos en el hogar ese año fueron Cádiz (seis), Huelva (cuatro) y Málaga (cuatro), según detalla el estudio.

El número de víctimas en la vivienda en Andalucía bajó un 15% con respecto a 2019 (cuatro menos) y el número de intervenciones por parte de los equipos de bomberos fue de 4.489, un 8% menos que en año anterior.

El mes más trágico fue enero, con siete fallecidos. Los días con mayor número de víctimas fueron el martes con seis decesos y el sábado con cuatro. Respecto a la franja horaria con más fuegos mortales fue la comprendida entre las 4,00 y las 8,00 horas, con diez fallecimientos.

Además, el grupo de edad con más víctimas en la vivienda fue el situado entre los 50 y los 54 años, con tres fallecidos, entre los 70 y los 74 años --tres--, y entre los 85 y los 89 años, con otras tres pérdidas.

En España se produjeron un total de 123.800 fuegos o explosiones, un cuatro por ciento menos que en 2019, producidas en su mayoría en el hogar (73%), pero también como resultado de un fuego originado en el exterior, como un siniestro de tráfico, o en industrias, hospitales, residencias, hoteles o establecimientos comerciales, entre otros.

Dichos incendios acabaron con la vida de 164 personas, una víctima menos que en 2019. La Fundación Mapfre ha destacado la baja incidencia de muertes por incendio durante los meses de confinamiento, en los que se registraron las cifras más bajas de fallecimientos por fuego en el hogar de los últimos años. En concreto, en 2020, hubo 16 fallecidos en esos dos meses, frente a los 37 de 2019, los 23 de 2018 y los 33 de 2017.

Por primera vez a nivel nacional, no son los mayores de 64 años los más afectados en el cómputo total de víctimas por incendio, siendo el grupo con más fallecidos el comprendido entre los 30 y los 64 (47%).

En la vivienda se produjeron en España un total de 119 fallecidos (seis menos que en 2019), y en mayor medida en hombres (68 fallecidos) y en mayores de 64 años, con 58 víctimas (49%).

FIN DE SEMANA Y DE MADRUGADA

En el hogar, los incendios se producen principalmente los sábados, con 23 fallecidos (19%), que junto a las víctimas del domingo (15%) y las del viernes (16,8%), suman un 51,2%, por lo que el fin de semana concentra la mayor parte de los fallecidos por fuego en la vivienda.

Los hogares dentro de bloques de edificios son las que sufren más fuegos (66%) y destacan aquellos que se encuentran en la planta baja, donde se registra mayor número de víctimas, en concreto 41 fallecidos, de los que 22 se produjeron en viviendas unifamiliares.

El salón es la dependencia en la que se origina el mayor número de incendios (38%), seguido del dormitorio (17%) y la cocina (14%). El peor índice de fallecidos en vivienda en 2020 se repite en los municipios más pequeños, los de menos de 1.000 habitantes, donde la cifra se sitúa en 7,6 muertos por millón, frente a los tres de las ciudades con más de 500.000 habitantes.

INTOXICACIONES Y CAUSAS ELÉCTRICAS

Entre las causas de muerte por incendio en la vivienda, destaca la intoxicación, que produjo la muerte a 78 personas (66%), y las quemaduras, que quitaron la vida al 24%.

Los incendios y explosiones en viviendas se originaron principalmente por motivos eléctricos (19%), que provocaron 23 víctimas el año pasado, según los expertos, debido al uso inadecuado de enchufes, regletas y baterías, entre otros. Como segunda causa más frecuente de fuego en el hogar destacan los aparatos productores de calor, como radiadores, estufas y braseros, que tuvieron como resultado once víctimas; así como el fuego directo, que provocó otras once; el tabaco, debido a que algunos fumadores se quedaron dormidos en el sofá del salón o en la cama (seis víctimas); y en quinto lugar, cocinar, que produjo cinco fallecimientos.

CONFINAMIENTO Y MESES MÁS FRÍOS

Los datos más significativos de 2020 se pueden dividir en dos tramos temporales. El primero, el de los meses de confinamiento, marzo y abril, donde se produjo una "significativa" bajada en los datos de víctimas con respecto a años anteriores, pasando de 24 fallecidos en total en marzo de 2019 a nueve en el mes de marzo de 2020, y de 13 víctimas en total en abril de 2019, a siete en 2020.

El segundo grupo cronológico lo comprende los meses de octubre a diciembre, tramo en el que se mantiene la pauta habitual de víctimas de incendio, con un noviembre "relativamente bajo" (once fallecimientos frente a las 18 de 2019) y un diciembre "alto" (30 frente a las 16 de 2019).

CASTILLA-LA MANCHA Y EXTREMADURA, A LA CABEZA

En 2020, las Comunidades Autónomas con mayor índice de fallecidos por millón de habitantes en la vivienda fueron: Castilla-La Mancha (6,85), Extremadura (5,64), Castilla y León (4,59), Cantabria (3,43) y Comunidad Valenciana (2,97). Las regiones con menor tasa fueron Asturias, La Rioja, Navarra (sin víctimas estas tres), seguidas de Aragón (0,75) y Madrid (1,47).

En términos absolutos, Andalucía vuelve a ser la comunidad autónoma con mayor número de víctimas mortales por fuego en el hogar, con 22 muertos (cuatro menos que en 2019); seguida de Cataluña, con 18 víctimas (cuatro menos que en 2019); Comunidad Valenciana, con 15 víctimas (dos más que en 2019); Castilla-La Mancha (14) y Castilla y León (11).

ENCHUFES, VELAS Y CHIMENEAS

Para prevenir un incendio, Fundación Mapfre y la APTB proponen pautas como no sobrecargar las instalaciones eléctricas, no desatender velas, sartenes o planchas; nunca dejar la chimenea encendida por la noche, evitar el uso de braseros y aparatos similares que sin homologar y no utilizar combustibles o para avivar el fuego.

También aconsejan tener cuidado con el uso de aparatos eléctricos, como por ejemplo un radiador o un calefactor, y que un electricista autorizado compruebe que las instalaciones de electricidad no están obsoletas para la carga eléctrica que actualmente exigen ciertos electrodomésticos, como las placas vitrocerámicas o de inducción, las secadoras de ropa o los sistemas de aire acondicionado.

Además, todas las instalaciones eléctricas deben contar con elementos de protección. En este sentido, es recomendable, que las instalaciones de las viviendas de más de 30 años sean revisadas por profesionales autorizados, especialmente en elementos como el empalme de los cables y los enchufes.

CERRAR LA PUERTA PARA QUE NO SE EXTIENDA EL FUEGO

Los expertos recomiendan, además, aprender a identificar fugas de gas internas, que puede generar una explosión. En caso de que se produzca es fácil reconocerlo por su olor. En esta situación no se debe tocar ningún interruptor y es muy importante abrir la ventana para que se ventile el espacio y avisar a los bomberos.

También hacen hincapié en la importancia de aprender a utilizar un extintor, instalar un detector de humos y enseñar a los niños dónde están las salidas de emergencia de su edificio. Además, si no hay peligro, se debe intentar apagar el fuego, y si no se puede, alertar a todos los ocupantes de la vivienda para realizar la evacuación de manera "ágil y ordenada" y cerrando la puerta al fuego para que no se extienda. Se debe salir en el menor tiempo posible, sin recoger nada y sin usar el ascensor.

En el caso de no poder salir de la vivienda se debe llamar al 112, cerrar todas las puertas, tapar con paños húmedos las rendijas, dejarse ver desde la ventana y esperar la llegada de los bomberos.

Contador

Para leer más