El TSJA rebaja a tres años de cárcel la condena al exalcalde de Linares (Jaén) por malversación de caudales públicos

Archivo - Juan Fernández en una imagen de archivo del inicio del juicio.
Archivo - Juan Fernández en una imagen de archivo del inicio del juicio. - EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado: miércoles, 9 noviembre 2022 11:20

JAÉN, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha rebajado a tres años de prisión y siete años de inhabilitación para empleo o cargo público la condena impuesta al exalcalde de Linares (Jaén) Juan Fernández por malversación de caudales públicos.

Lo hace tras estimar parcialmente el recurso planteado por el exregidor ante la sentencia dictada el pasado 31 de marzo por la Audiencia Provincial de Jaén y que por el citado delito le imponía cuatro años de cárcel y diez años de inhabilitación absoluta.

Además, el fallo inicial --que se produjo después de que el que el jurado que lo juzgó lo declarara culpable por mayoría el 10 de marzo-- establecía la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y, en concepto de responsabilidad civil, a indemnizar al Ayuntamiento de Linares en 125.377 euros.

La cantidad se corresponde con el "perjuicio" sufrido por el Consistorio como consecuencia de que Juan Fernández, como portavoz del Grupo Municipal Socialista, entre julio de 2011 y noviembre de 2017, al margen de su sueldo como alcalde, "se apropió, sin estar legalmente autorizado y sin conocimiento ni consentimiento del Grupo socialista, y para su propio beneficio de una cantidad mensual de 1.700 euros" en metálico mediante cheques al portador.

"El acusado no discute sustancialmente los hechos objetivos, pero sí su calificación jurídica como delito de malversación (en particular por considerar que los fondos asignados a un grupo municipal no son públicos y sí pueden destinarse a remuneración fija mensual de su portavoz), así como la concurrencia de dolo", explica el TSJA en los fundamentos de derecho de su sentencia, consultada por Europa Press.

Su recurso de apelación se basaba en varios motivos, como reparos de carácter procesal sobre el objeto del veredicto y vulneración del derecho a la presunción de inocencia en lo que se refiere a la concurrencia de dolo y por falta de motivación suficiente. Ambos han sido desestimados.

Junto a ello, cuestionaba la calificación jurídica de los hechos y otros aspectos denunciados por la vía de la infracción legal, como la aplicación del subtipo agravado, la condición de 'autoridad' y 'funcionario público' de Fernández, la aplicación del concepto de 'fondos públicos' o el enjuiciamiento de los hechos por malversación el lugar de por fraude de subvenciones. También rechazaba la condena al pago de las costas al PSOE como de acusación particular.

TIPO

El TSJA estima parcialmente esta argumentación. En concreto, estima lo relativo a la aplicación del tipo agravado de malversación. Expone que en este caso "no consta como hecho probado que se haya causado un grave daño o entorpecimiento al funcionamiento del grupo municipal y, de manera derivada, a la Corporación, que no sea la simple sustracción o privación de tales fondos".

Añade, asimismo, que "desde julio de 2015, en que entró en vigor la reforma --sobre requisitos del subtipo agravado--, hasta el 27 noviembre 2017 (fecha del último cobro), no se alcanza la cantidad de 50.000 euros".

"En consecuencia, ni con la normativa anterior, más favorable, ni con la nueva computando sólo los hechos producidos desde su entrada en vigor, se colman las exigencias del subtipo agravado, por lo que tiene razón el recurrente al denunciar infracción de ley por su aplicación indebida", señala.

Por ello, debe "revocarse la sentencia en el sentido de condenar al acusado por el tipo básico de malversación", con la citada rebaja en la pena a tres años de prisión e inhabilitación para empleo o cargo público por siete años, así como a la inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena; manteniendo el resto de pronunciamientos de la sentencia de la Audiencia de Jaén.

Rechaza el TSJA, por contra, otros argumentos incluidos en el recurso de Fernández. Así, subraya que "el dinero asignado a los grupos municipales está afectado directamente a un interés público". Detalla con no son un tercero que recibe fondos de la administración, "sino una parte de la Corporación Municipal misma".

"En consecuencia, hasta el momento en que, cada mes, se libraban los cheques para pago al acusado de la cantidad de 1.700 euros, esas cantidades eran fondos públicos y dejaban de serlo cuando eran ilícitamente percibidos por el acusado sin venir soportados por la justificación de un gasto propio del grupo municipal", indica.

Igualmente, entiende que no existe duda de que Fernández "tenía la disposición de tales fondos por cuanto su firma era, junto a la de otra concejal, necesaria para disponer de los fondos" y "ello bastaría para considerarlo autoridad o funcionario, al margen incluso de su condición de alcalde, cuyo carácter de autoridad no puede discutirse".

DESVÍO

Sobre la posibilidad de destinar los fondos a pagar una remuneración mensual al portavoz del grupo municipal que, además, ostenta la condición de alcalde, el Alto Tribunal Andaluz habla de "un desvío ilícito de tales fondos".

Apunta que "se trató de una autoasignación mensual, por una cantidad constante, lo que aleja por completo la finalidad del gasto de las atenciones propias del grupo municipal" y "no tiene carácter de indemnización por dietas o gastos derivados del ejercicio de actividades concretas propias del grupo".

"Se produce una confusión absoluta entre las funciones de alcalde (quien por tal condición ya ostenta una remuneración) y de portavoz, que, de no ser alcalde, acaso podría percibir alguna dieta cuando se tratase de un gasto inequívocamente propio de su función como portavoz, lo que debería quedar perfectamente acreditado a fin, precisamente, de no esconder una remuneración o sueldo", detalla.

19 AÑOS EN LA ALCALDÍA

Juan Fernández fue alcalde por el PSOE durante 19 años hasta que en 2018 el partido le expulsó tras una investigación interna que derivó en la interposición de una querella, que en parte, se ha sustanciado con el juicio con jurado celebrado el pasado marzo en la Audiencia de Jaén.

No ha negado en ningún momento haber recibido estas cantidades y así lo declaró ante el jurado, pero rechazó que lo hiciera sin el consentimiento del PSOE. "Lo decidieron ellos y lo propusieron ellos. Me lo firmaban y me lo pagaban", dijo el exregidor, que desde el principio ha sostenido que había un acuerdo para abonarle esa cantidad.

Ya al conocer la primera sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén Fernández hizo hincapié en que estaba dispuesto a llegar "hasta donde sea menester" hasta encontrar justicia porque "la tiene que haber en algún sitio". "Si tengo que ir a prisión iré a prisión, pero no doblaré las rodillas, ni me arrastraré", aseveró.

Leer más acerca de: