Úbeda (Jaén) presenta un plan para revitalizar El Salvador y traer de vuelta al San Juanito de Miguel Ángel

El 'San Juanito' de Miguel Ángel. Museo del Prado
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 23/12/2018 12:54:16CET

ÚBEDA (JAÉN), 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Úbeda (Jaén) ha presentado propuesta de convenio para la revitalización del Conjunto Monumental de El Salvador, entre el propio Ayuntamiento y la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, que contempla que esta segunda institución traslade de forma permanente al San Juanito de Miguel Ángel a la ciudad.

Así se desprende de un comunicado del Consistorio en su perfil de Facebook, en el que detalla que, mediante este convenio, la fundación hará uso público del Hospital de los Honrados Viejos de El Salvador, "espacio que actuaría como sede de la única obra de Miguel Ángel en España", el San Juanito, que actualmente se conserva en Toledo sin exponerse al público.

El Conjunto Monumental de El Salvador lo conforman el Hospital de los Honrados Viejos, propiedad del Ayuntamiento, la Sacra Capilla de El Salvador, el Palacio Francisco de los Cobos y el solar en el que se ubicaba la casa de Diego de los Cobos, todo estos propiedad de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli.

Según el convenio, el Ayuntamiento pasará a tener la propiedad del Palacio Francisco de los Cobos durante 85 años y del solar de la casa de Diego de los Cobos. Así las cosas, la alcaldesa, Antonia Olivares (PSOE), ha avanzado que, de materializarse el acuerdo, se le dará un determinado uso a estos espacios, como fijar la sede de la Universidad de Estudios a Distancia (UNED) en Úbeda y servir de escenario para actividades culturales.

En este sentido, la regidora de Úbeda ha agradecido a la fundación que, tras la restauración de esta pieza de Miguel Ángel, sólo se expusiera en el Museo del Prado, y ha asegurado que la institución "ha sido honesta con la ciudad, ha respetado su vinculación con Úbeda" y "no ha querido que estuviera expuesto de manera permanente en ningún otro sitio, esperando que vuelva a la ciudad".

La alcaldesa de Úbeda ha explicado que esta propuesta de convenio se ha transmitido a los partidos políticos del Ayuntamiento el pasado viernes en la Junta de Portavoces de la Corporación Municipal, y que, tras la Navidad, se les convocará de nuevo para recoger su opinión al respecto y sus sugerencias a la propuesta de acuerdo, tras remarcar que este plan ha sido elaborado durante "dos años de trabajo interno".

Una ves se haya dado este paso, se iniciarán los trámites administrativos encaminados hacia la rúbrica del acuerdo entre ambas partes, por lo que "este asunto pasará por comisiones, plenos y exposiciones públicas".

"Estoy convencida de que vamos a contar con el apoyo del resto de grupos políticos, ya que supone una mejora al último acuerdo que se firmó y se propuso en esta ciudad", ha subrayado la alcaldesa, que ha hecho hincapié en que "es un buen acuerdo para las dos partes", pero, sobre todo, "un buen acuerdo para la ciudad". "Es un proyecto no de intereses políticos, sino que es un proyecto de ciudad, para seguir construyendo Úbeda", ha concluido.

Otro de los aspectos que la regidora ubetense ha puesto de relieve en su intervención es el hecho de que se hayan "limado" las diferencias que existían entre la Fundación Casa Ducal de Medinaceli y el Ayuntamiento, "sacando de la vía judicial las relaciones y llevándolas al plano del diálogo".

LA ESCULTURA

La escultura, de 130 centímetros, es obra de juventud de Miguel Ángel, anterior a la Piedad del Vaticano y a los frescos de la Capilla Sixtina, y fue donada por el duque de Florencia, Cosmé I de Medici, a Francisco de los Cobos. Éste la envió a España, a su villa de Sabiote, y posteriormente pasó a enriquecer, tras su muerte, la capilla sepulcral del Salvador de Úbeda que mandó construir en su ciudad natal.

Estuvo expuesta hasta 1936 en un nicho cerca del retablo mayor de madera dorada realizado por Alonso de Berruguete, también gravemente dañado a comienzos de la Guerra Civil, cuando sufrió desperfectos que destruyeron gran parte de la misma: quedó reducida a fragmentos y la cabeza fue quemada. De hecho, sólo se pudieron recoger 14 fragmentos, equivalente al 40 por ciento de su volumen original.

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli encargó su restauración al Opificio delle Pietre Dure Florencia, un proceso que comenzó en 1994. Para su intervención, se utilizaron métodos novedosos, como el láser para limpiar la superficie negra y abrasada de la cabeza o la reconstrucción virtual en 3-D de la escultura completa basándose en fotografías tomadas poco antes de su destrucción.

Una vez montada la estatua con los fragmentos originales de mármol, se integraron las partes perdidas, realizadas con fibra de vidrio y luego estucadas, entonadas con témpera y selladas con cera y barniz; también se usaron imanes para juntar los diversos trozos. La escultura recuperada en 2013 para una exposición pública en Florencia. Dos años más tarde sería cuando estuvo en el Museo del Prado. Asimismo, este 2018 ha estado en Japón desde junio a septiembre para una exposición.

Al volver de Bolonia a Florencia, en 1495, el primer encargo de Miguel Ángel fue una estatua en mármol de un San Giovannino hecha para Lorenzo di Pierfrancesco de Médicis (primo de Lorenzo el Magnífico). Sin embargo, en lugar de seguir el modelo del San Juan Bautista de Donatello como hacían los demás escultores florentinos, representó a un santo más joven, como un niño de unos seis o siete años.

La escultura sigue el ejemplo de la escultura helenística griega y apoya la pierna izquierda sobre una roca, que dobla ligeramente, con los brazos doblados, la cabeza ligeramente inclinada y el cuerpo desnudo cubierto por un vellocino.

Contador