Publicado 28/01/2021 14:53CET

El Puerto de Málaga genera 15,5 millones de ingresos de explotación, 2,8 millones menos, en el año 2020 por la pandemia

El presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, hace balance de 2020 junto al director del Pueto, José Moyano
El presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, hace balance de 2020 junto al director del Pueto, José Moyano - AUTORIDAD PORTURIA DE MÁLAGA

Rubio no sabe cuándo volverán los cruceros pero confía en que haya movimiento a partir de verano "aunque sea de forma limitada"

MÁLAGA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La actividad portuaria en Málaga cayó en 2020 debido a la pandemia del coronavirus. Así, el Puerto malagueño generó el pasado ejercicio unos ingresos de explotación de 15,5 millones, con un resultado negativo, al disminuir en 2,8 millones respecto a 2019.

Así lo ha trasladado este jueves en rueda de prensa el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, quien ha hecho balance del año junto al director de las instalaciones, José Moyano. Ambos han aludido a la reducción de algunos de los tráficos más importantes para el puerto malagueño.

En este sentido, rozó los tres millones de toneladas en materia de mercancías en 2020, disminuyendo un 23 por ciento con respecto a 2019. Así, pese a que el movimiento de contenedores experimentó un incremento en abril, octubre y noviembre, con cifras superiores respecto a los mismos meses del año anterior, el cómputo general del ejercicio (617.003 toneladas) revela una disminución del 56 por ciento con relación a 2019.

Además de mantener las líneas regulares, cabe destacar la apuesta de la compañía de transporte alemana Hapag Lloyd, que inició su servicio Mediterranean Gulf Express con escala en Málaga. Igualmente han subrayado también la llegada de los buques portacontenedores 'Istanbul' y 'London' que, con sus 399 metros de eslora, fueron de los mayores recibidos en la historia del recinto portuario.

Por su parte, el tráfico de graneles sólidos y líquidos vio incrementada su actividad, debido al aumento en el movimiento de productos agroalimentarios. Los sólidos disminuyeron ligeramente un 2,5 por ciento respecto al año anterior, manteniendo prácticamente la misma actividad que en 2019 con un movimiento de 1,4 millones de toneladas.

El agroalimentario, principalmente pienso y forrajes y cereales y su harina, supuso cerca de la mitad de la cifra total de granel sólido en 2020. A esto hay que añadir que el movimiento de cemento y clínker obtuvo también un resultado positivo, habiéndose incrementado un 18,8 por ciento.

Por su parte, el tráfico con la evolución más destacada fue el granel líquido, pese a la disminución de movimiento de combustible generada por el confinamiento. El puerto de Málaga movió 206.521 toneladas frente a las 80.000 del pasado año, esto supone un importante incremento del 158,5 por ciento. El tráfico de aceites supuso la mitad del total de movimiento de granel líquido.

De hecho, otra de las operativas interesantes que se realizaron en 2020 fue el transporte intermodal de tráfico de aceite usado para su transformación en biodiesel.

VEHÍCULOS Y PASAJEROS

El tráfico de mercancías más afectado por la situación actual fue la importación de vehículos nuevos, uno de los tráficos más notables en el puerto de Málaga durante los últimos años. El cierre de las fábricas provocó la cancelación temporal de la línea regular, por lo que el cómputo del año se resolvió con un movimiento de 33.959 toneladas, lo que supuso una disminución del 54,2 por ciento con respecto a 2019. Sin embargo, la tendencia al alza en el último cuatrimestre de 2020 señaló la paulatina recuperación del sector del automóvil.

Sin duda, los tráficos en los que más se observó la incidencia de la pandemia del COVID-19 fueron los de pasajeros, tanto en la línea regular Málaga-Melilla como en el turismo de cruceros.

En concreto, la conexión con la ciudad autónoma cayó un 60 por ciento respecto al año anterior, con un movimiento de 164.715 pasajeros, debido al cierre de fronteras con el norte de África. Pese a ello, la Estación Marítima fue clave en la repatriación de pasajeros europeos procedentes de Marruecos, donde estuvieron confinados durante el estado de alarma, ya que fue elegido como una de las infraestructuras esenciales del ámbito nacional para este tipo de actuación especial.

En cuanto al turismo de cruceros, la cancelación de las operaciones a nivel mundial afectó drásticamente a las previsiones planteadas en 2020, ya que el movimiento de pasajeros se produjo durante el primer trimestre del año, con un total de 40.172 cruceristas, frente a los cerca de 500.000 que llegaron en 2019 y que se esperaban en 2020.

El número de escalas, por tanto, disminuyó a 19, a las que hay que sumar una treintena más que, durante todo este periodo, realizaron labores de avituallamiento y repatriación de tripulación.

Al respecto, el presidente de la Autoridad Portuaria ha indicado que no hay fecha para la vuelta de los cruceros: "Lo cierto es que va a depender de muchos factores, del ritmo de vacunación que ahora es incierto pero tenemos la esperanza de que estos trabajos conjuntos permitan que, aunque de forma limitada, a partir del verano tengamos movimiento de cruceros".

SOSTENIBILIDAD Y PROYECTOS

En 2020, la Autoridad Portuaria continuó su compromiso para la mejora de la actividad sostenible en el recinto, llevando a cabo proyectos relacionados con la iniciativa 'Puerto Verde', tales como el ajardinamiento de los espacios portuarios en el Paseo de Levante y la creación del 'Bosque Portuario' en la zona de San Andrés; la implementación de un nuevo lucernario en la sede del organismo público; la renovación de la Certificación de Gestión Ambiental conforme a la norma ISO 14001 2015 y el apoyo a proyectos basados en la sostenibilidad en el marco de la iniciativa Ports 4.0 y fondos 'Next Generation'.

Rubio ha destacado que el Puerto de Málaga fue una de las infraestructuras pioneras en aplicar los protocolos de actuación frente al coronavirus antes del estado de alarma.

Durante los meses siguientes y hasta la actualidad, el esfuerzo de la comunidad portuaria ha sido "clave para la generación de actividad y garantizar la cadena de suministro". Por ello, la Autoridad Portuaria desarrolló un plan de medidas económicas para apoyar a las empresas y ayudarlas en su recuperación.

El organismo público colaboró, además, con las terminales de pasajeros (tanto de conexión con Melilla como de cruceros) para la obtención de certificados de calidad y seguridad, de cara a estar preparadas cuando se retomara la actividad.

Con el objetivo de continuar contribuyendo a la recuperación de la capital y la provincia, la Autoridad Portuaria dio luz verde a proyectos para apoyar la integración del entorno portuario en la ciudad: construcción del hotel en el dique de Levante, desarrollo del proyecto de integración de Muelle Heredia, nueva gestión de la Casa de Botes; la puesta en valor del tráfico de importación y exportación en el recinto portuario --creación de un nuevo muelle polivalente, búsqueda de espacios logísticos fuera del puerto, nuevas instalaciones del PIF--.

También para convertir las instalaciones en un "referente turístico" en el tráfico náutico deportivo, con el desarrollo de un puerto para megayates en los muelles 1 y 2 y previsión de realización de un concurso público para la construcción y gestión de un puerto deportivo en San Andrés.

En definitiva, ha dicho Carlos Rubio, durante el pasado ejercicio no han dejado "ni un solo momento" de trabajar para que cuando la pandemia pase "el puerto de Málaga sea un agente que contribuya a la más rápida recuperación económica de la ciudad y su entorno".

Para leer más

Puerto Huelva