Agustín Porras, autor de 'Nuevas Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer', presenta la faceta de traductor del poeta

Actualizado 30/11/2010 19:38:37 CET

SEVILLA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El escritor Agustín Porras, autor de 'Nuevas Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer', que presenta este martes en Sevilla dentro del ciclo Letras Capitales, del Centro Andaluz de las Letras, rescata con esta obra la faceta de traductor del escritor nacido en la capital andaluza, recogiendo trece "nuevas rimas", concretamente, traducciones que éste realizó de poemas en francés, ilustrados por su hermano Valeriano, que firmó bajo las iniciales 'F. de T.'.

En una entrevista concedida a Europa Press, Porras ha reconocido que los estudiosos del poeta "sabíamos que había traducido del francés, pero hasta ahora no sabíamos el qué". Al estudiar una colección de obras de la casa editorial Gaspar y Roig encuentra tres novelas ilustradas por Valeriano y al buscar estas traducciones descubrió que estaban firmadas con las iniciales 'F. de T.', sin poder reconocer al autor que se escondía bajo estas siglas.

Una vez analizados estos textos, ha indicado que comprende con "sorpresa" que las obras ilustradas por Valeriano Bécquer y editadas en torno a 1865, fueron traducidas por Bécquer. Se trata de las obras 'Abdallah o el trébol de cuatro hojas', con siete rimas; 'Aziz y Aziza', con cinco rimas; y 'El príncipe perro', que incluye el 'Romance antiguo'.

Respecto a las iniciales 'F. de T.', Agustín Porras se ha mostrado convencido de que Bécquer habría firmado de esta forma utilizando el nombre de 'Fulano de Tal', una fórmula "muy corriente" en aquella época y que se utilizaba, como ejemplo, en denuncias entre vecinos cuando estos no querían revelar su nombre. Incluso "una novela está firmada como 'F. de T. y C.', Fulano de Tal y Cual", ha afirmado

La marca de Gustavo Adolfo Bécquer es especialmente visible en la obra 'Abdallah', un cuento árabe que narra un romance entre dos personajes. A la hora de traducir los versos de esta obra, Bécquer "no se ciñe al francés" e imprimió su huella personal, al convertir los poemas en coplas y romances, de modo que en algunos poemas se observa un claro parecido con las rimas de Bécquer, subraya el investigador malagueño, para insistir en que "cada traducción tiene una referencia en los poemas de Bécquer".

FRANCISCO DE LA IGLESIA

Porras, que ha reconocido que "la gente tiene miedo a lo que se pueda descubrir de Bécquer", ha indicado que fue Francisco de la Iglesia quien se encargó de informar de las labores de traducción de Bécquer a través del siguiente comentario inserto en su obra 'Bécquer. Sus retratos', "sólo González Bravo conoció desde luego su ingenio, le hizo censor de novelas, para que atendiese a las necesidades de su familia sin la fatiga de las traducciones que hacía para la casa de Gaspar y Roig".

Dada la estrecha amistad que unía a este autor con los hermanos Bécquer, nadie ha dudado jamás de la veracidad de tal noticia; además, contamos con dos cartas enviadas a aquél por el mismo Gustavo Adolfo, ambas fechadas en Toledo en 1869, donde el poeta ruega el envío urgente de tres o cuatro duros hasta tanto le lleguen algunas de las cantidades que le adeudan tanto Valera, por un cuadro de Valeriano, como los editores Gaspar.

Entonces, ha subrayado que "ahora ha llegado el momento de poder afirmar que durante aquel período los dos Bécquer trabajaron muy duramente para la casa Gaspar y Roig, Gustavo Adolfo tradujo, al menos, esta dos obras. En este sentido, ha resaltado que "la impecable traducción aparece envuelta en una muy reconocible atmósfera becqueriana y la decena larga de poemas que surgen intermitentemente a lo largo del relato, recreados ahora bajo la estructura de coplas y romances, no son sino, nuevas y fabulosas rimas del gran poeta sevillano".

"Aunque se trate de aparentes traducciones es evidente el derroche de creatividad que dejó en ellas Gustavo Adolfo. Inmerso como estaba en aquellas fechas, 1868-69, en la reelaboración de las rimas perdidas tras el asalto a la casa del ministro González Bravo, éstas nada tienen que envidiarles", ha expresado, añadiendo que "es muy posible que de estas recreaciones nacieran imágenes que luego pasaran al libro de cuentas, y viceversa".

'Abdallah'

Por otro lado, Porras ha adelantado a Europa Press que ya se ha editado por parte de Reino de Cordelia una novela del francés Édouard Labolulaye, traducida bajo pseudónimo por Gustavo Adolfo Bécquer, que esconde doce rimas "inéditas" del gran poeta español. Ilustrada por Valeriano Bécquer, 'Abdallah o el trébol de cuatro hojas', a la que sigue el relato 'Aziz y Aziza', supone uno de los grandes hallazgos literarios del año. La obra recoge la versión en francés, la traducción literal y la realizada por el sevillano.

"Escondido en el anonimato, Bécquer no se limitó a traducir los doce poemas que Édouard Labolulaye introdujo en su novela 'Abdallah', sino que realizó una versión tan libre y personal que cada uno de los versos suena a Bécquer, como si fueran un añadido a las rimas de su 'Libro de los gorriones'", ha reiterado.

Publicada entre 1868 y 1869 esta versión española de 'Abdallah', es "sorprendente" que hasta la fecha nadie se hubiese percatado de la presencia en ella de 24 magníficos dibujos, firmados por Valeriano Domínguez Bécquer con sus familiares siglas VB o VDB. No obstante, Porras ha confesado que "más asombroso" es que en estas obras aparezca la presencia de su hermano, el gran poeta Gustavo Adolfo, como responsable de la adaptación de dichos títulos al castellano.

En este sentido, ha comentado que no sólo aparecen en el texto expresiones ya familiares para los lectores de Bécquer como "un sueño que se desvanece a la mañana", "en cuestión de sentimientos", "era hermosa sobre toda ponderación", o imágenes especialmente atractivas para él, sino que "las coplas y romances que incluye este magnífico volumen, verdaderas recreaciones que poco tienen que envidiarles en calidad e intensidad a algunas de sus inmortales 'Rimas', con las que guardan más que evidentes concordancias textuales y formales".