Actualizado 23/06/2009 17:19 CET

El Ayuntamiento descarta a los sindicatos consecuencias en el empleo por la delegación en órganos colegiados

SEVILLA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla pretende delegar sus competencias en materia de inspección de locales en los órganos colegiales, dedicándose únicamente al control de sanciones "por disciplina", y así "beneficiar" de manera "más eficaz" al ciudadano agilizando los procesos, medida que, no obstante, no habría de repercutir en los puestos de empleo de la Administración local dedicados a la tramitación de las licencias de apertura.

En declaraciones a Europa Press, la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Encarnación Martínez (PSOE), confió en los colegiados ya que entiende que un profesional "no va a engañar" al Ayuntamiento. Así, añadió que los agentes colegiales "deben asumir su responsabilidad", pero en estos momentos el Consistorio no tiene legalmente la competencia para delegar tal función en ellos. Por esto mismo, el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, instará esta misma tarde a la Junta de Andalucía "para que cambie la Ley", puesto que este organismo público "sí lo hace con sus consejerías".

En una reunión mantenida hoy entre Monteseirín y los representantes de los sindicatos municipales, provinciales y de la gerencia de Urbanismo de UGT y CCOO, estos quisieron asegurarse de que los puestos de trabajo de los técnicos del Ayuntamiento que se dedican a las inspecciones no van a sufrir ningún tipo de merma, algo a lo que les respondieron que "no van a dejar de tener trabajo" y que "no se van a quedar sin competencias".

Por otra parte, la concejal de Medio Ambiente aseguró que el pasado viernes presentaron en pleno la modificación de la ordenanza municipal de actividades, cuyo objetivo principal es el de "agilizar trámites" en la obtención de las licencias de apertura. La ordenanza se encuentra en fase de posibles alegaciones que pueda incorporar la oposición "para hacerla aún mejor" y posteriormente proceder a su publicación.

Según Martínez, con estas modificaciones "se han eliminado lagunas jurídicas" como qué se entiende por "modificaciones sustanciales", pues hasta ahora el ciudadano tenía dudas en determinadas situaciones para delimitar qué es una cosa u otra. También "se han incrementado responsabilidades" de los técnicos "para que el ciudadano se vea más protegido", así como incrementado la gravedad de algunas infracciones, pasando de "graves" a "muy graves"; es el caso de la "rotura del precinto" en un local, al ser clausurada su actividad por parte de los técnicos o los establecimientos que "no cumplen" con el horario establecido.

Asimismo, la concejal de Medio Ambiente afirmó que, "por procedimiento abreviado", la apertura de locales o los cambios de titularidad en estos, antes tardaban, desde que se solicitaran, el orden de unos tres meses, mientras que ahora se hará "prácticamente automático" con la nueva ordenanza. El resto de procedimientos, que antes se realizaban en unos seis meses, pasarán a realizarse "en la mitad de tiempo". Y añadió que esto será así "si se tiene toda la documentación bien desde el principio", pues si tienen que "solicitar anexos" el tiempo se prolongaría.

Otra novedad tratada en dicha reunión fue que el alcalde propuso al concejal de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que sea la Gerencia de Urbanismo la que tramite las licencias. Martínez aseguró que "la decisión ya está tomada" y que tan solo resta "darle forma".