Actualizado 24/02/2011 19:46 CET

Berenice publica la obra 'El Captain Cap', de Alphonse Allais, "uno de los mayores humoristas de la letras modernas"

SEVILLA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sello Berenice ha publicado recientemente la obra 'El Captain Cap', de Alphonse Allais, considerado "precursor de la literatura y el arte de vanguardia y uno de los mayores humoristas de las letras modernas".

En este sentido, indica que, "conocido como el asesino a gags por su humor negro", este escritor francés, padre de la escuela 'fumista', es uno de los artistas transgresores del fin de siglo parisino, de la bohemia del Barrio Latino y la colina de Montmartre, por los que no ha pasado el tiempo. Su obra, junto a la coetáneos y amigos como Alfred Jarry o Erik Satie, "se lee hoy con el mismo sabor de alegría y escepticismo ante la modernidad", resalta la editorial en una nota.

'El Captain Cap' está, según describe, "entre lo mejor de este gran humorista de las letras modernas". Su obra literaria y plástica, considerada "precursora del humor blanco, negro, del absurdo y, en definitiva, del experimentalismo y la vanguardia", es "imprescindible" para entender muchas de las tendencias transgresoras de la literatura y el arte que le siguieron a lo largo del siglo XX.

Con esta edición la editorial Berenice quiere reivindicar la obra de un autor que ha sido aclamado por una larga y muy especial lista de valedores confesos como Alfred Jarry, Marcel Duchamp, René Magritte, Jean Cocteau, Queneau y Perec. En España es conocido sobre todo por su inclusión en la antología del humor negro de André Breton.

En cuanto a la obra, escrita en periódicos y publicada como libro en 1902, indica que es una sucesión de gags que narran las aventuras y mixtificaciones de un personaje que inmediatamente se hace "tan desternillante como inolvidable", el Captain Cap, "una mezcla de capitán de yate y aventurero anglo-americano que escruta la recién estrenada modernidad de las Exposiciones Universales de París con una receta de alegría y escepticismo que lo pone todo en evidencia", precisa.

Por otro lado, la editorial indica que en España quien se lea este libro se va a acordar inevitablemente de los mejor de los humoristas del 27 y la generación que desembocó más tarde en La Codorniz. No obstante, subraya que u obra ha sido poco visitada en este país y su figura ha sido ampliamente reivindicada por un crítico como Ángel González García, que lo considera fundamental en su monumental libro 'El resto'.

Alphonse Allais, que falleció París en 1905, es, según resalta, "con seguridad uno de los mayores humoristas de las letras modernas". Integrado en la bohemia de Montmartre y de sus café-cantantes, se adhiere a los grupúsculos que allí proliferan, los Incoherentes, los Hirsutos, los Hydropatas; y funda su propia escuela, el Fumismo. Se dedica de pleno al periodismo y la literatura de urgencia en revistas como Le Chat Noir, Le Journal o en Le Sourire, publicación fundada por él mismo.

Desde ese momento realiza una enorme obra consistente en centenares de cuentos y algunas novelas. Al mismo tiempo, el Allais interesado por la pintura, la poesía, la música, los inventos y la ciencia, desarrolla una serie de gags graves, recogidos en buena parte en su 'Album primo-avrilesque', de 1897. Su inserción en la 'Antología del Humor Negro', de Breton, el homenaje que le hace Rene Magritte, la reivindicación que hace de su obra Marcel Duchamp y su clara influencia posterior lo convierten en un referente imprescindible para entender las rutas más transgresoras de la literatura y el arte posteriores.