Publicado 03/03/2021 18:34CET

Las camareras de piso se concentran en Sevilla por la "externalización" del sector y la "precariedad laboral"

Verónica Pérez participa en la concentración de protesta de las camareras de piso
Verónica Pérez participa en la concentración de protesta de las camareras de piso - PSOE

SEVILLA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de camareras de piso de Sevilla se ha concentrado en la tarde de este miércoles, en la avenida de la Aeronáutica, contra la "constante externalización" del servicio, la "precariedad" del sector y en demanda de mejoras laborales.

El acto reivindicativo ha tenido lugar a las puertas del hotel Vértice, en Sevilla Este, "en protesta por los últimos despidos en esta cadena" y ha contado con la participación de sindicatos y partidos, según ha afirmado a Europa Press la portavoz de Unión Kellys Sevilla, Esther Salinas.

El sector advierte de la "sobrecarga laboral, sin controles y totalmente arbitraria" a la que se ven sometidas estas trabajadoras "como uno de los grandes problemas que padece el colectivo", al tiempo que critica la externalización del servicio, "cada vez más frecuente", por parte de los establecimientos hoteleros.

"La externalización solo crea precariedad y en la lucha contra la sobrecarga laboral necesitamos que haya conciencia social", ha destacado Salinas. "El gran problema es que trabajamos por hora; en Sevilla tenemos que limpiar de media unas 18 habitaciones diarias: ahí está la trampa", ha añadido.

Desde el colectivo alertan de los problemas de salud que padecen las trabajadoras que realizan el citado servicio de limpieza. "No tenemos por qué estar medicadas. La mayoría necesita tomar relajantes musculares por las noches", ha asegurado su portavoz, quien ha subrayado que el sector realiza "una actividad esencial: si no se limpian las habitaciones, no hay negocio".

Este martes, el colectivo se reunía con representantes del PSOE provincial para abordar la situación que atraviesa. La dirigente socialista, Verónica Pérez, que ha asistido a esta concentración, ahondaba en la idea de que las camareras de piso son un "servicio esencial para cualquier hotel, con lo que no tiene sentido que sea externalizado". Este hecho conlleva, además, "un deterioro de las condiciones laborales".