Publicado 27/10/2020 17:21CET

El Centro Andaluz de Biología del Desarrollo homenajea a José Luis Gómez-Skarmeta

Homenaje a Skarmeta en la UPO
Homenaje a Skarmeta en la UPO - CSIC

SEVILLA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El científico José Luis Gómez-Skarmeta, recientemente fallecido, ha sido recordado este martes por sus compañeros en un homenaje organizado por iniciativa del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), en colaboración con la Universidad Pablo de Olavide (UPO) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El CSIC reseña en una nota de prensa que Skarmeta ha sido "referencia a nivel mundial" en el campo de la epigenómica y "uno de los científicos más relevantes del país". Fue profesor de investigación del propio Consejo Superior de Investigaciones Científicas y desarrolló su trabajo en el CABD, en cuyo crecimiento y desarrollo contribuyó de manera determinante desde su fundación en 2003 hasta que se convirtiera en "el instituto de investigación de excelencia que es hoy día".

Investigador principal del Grupo de Regulación Génica y Morfogénesis, sus intereses científicos se centraban en emprender estudios de genómica funcional para comprender el desarrollo, la evolución y las enfermedades genéticas humanas, empleando el pez cebra como organismo modelo.

El paraninfo de la UPO ha acogido este acto homenaje, presidido por el rector, Vicente Guzmán, en el que se han dado cita, además de científicos del CABD, personalidades de esta Universidad, CSIC y la Junta de Andalucía.

De esta manera, han estado presentes la secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Rosa María Ríos Sánchez; el vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del CSIC, Jesús Marco de Lucas (por videoconferencia); la delegada institucional del CSIC en Andalucía, Margarita Paneque Sosa; el director del CABD, Plácido Navas Lloret; y el vicerrector de Investigación y Transferencia de Tecnología, Bruno Martínez Haya.

"Ha sido una suerte tenerlo", ha expresado el rector de la UPO, que ha señalado que su figura permite reivindicar la importancia de la relación entre los centros de investigación y la Universidad. "La UPO tiene una deuda con José Luis y va a comenzar los trámites para concederle la Medalla al Mérito", ha anunciado, "no por el frío metal que representa una medalla, sino por el calor que la Universidad y su comunidad quieren trasladar a sus familiares y compañeros".

En la misma línea, la secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología ha destacado la faceta científica y humana del investigador, y ha reconocido que "ha sido un lujo para Andalucía que decidiera venirse a regalarnos su ciencia y su conocimiento".

"CIENTÍFICO EXTRAORDINARIO"

A lo largo del transcurso del acto, compañeros, amigos y colaboradores más cercanos han recordado a este científico de excepcional carisma. Así, el director del CABD, Plácido Navas, ha resaltado su pasión por la ciencia y su disponibilidad por colaborar con el que se lo solicitara, así como su imaginación desbordante. "Era un artista", ha afirmado el investigador.

Por su parte, su compañero Fernando Casares ha abordado la trayectoria científica y personal de su amigo, destacando todos sus hitos profesionales y haciendo una especial alusión a su esposa, la investigadora del CABD Elisa de la Calle-Mustienes, compañera de aventuras y laboratorio.

Pero, sobre todo, Casares ha destacado la "extraordinaria persona" que era José Luis: "Era duro por fuera, tierno por dentro, casi como Platero, pero con perilla, aros en las orejas y una afición desmesurada por el heavy metal. Era tozudo y divertido, inteligente e irreverente, honesto, impaciente, generoso, muy especialmente con los colegas más jóvenes. José Luis nunca dejó que una discusión, un malentendido, torciera la relación con alguien a quien quería. Y fue por eso por lo que José Luis atesoró tantos amigos".

Por otro lado, en representación de su grupo de investigación, su compañera Ana Bastos Neto también lo ha recordado con cálidas y emotivas palabras: "Muchos hemos crecido profesionalmente a su lado, dejando que nos contagiara con su imparable entusiasmo, que nos arrastrara con su inagotable energía, y que nos inundaran sus siempre innovadoras, originales y ambiciosas ideas que tanto echaremos de menos. Nos deja un importante legado, una escuela de científicos que han aprendido la importancia de la colaboración dentro y fuera del grupo, de la generosidad, del esfuerzo por un bien común".

Para leer más