Actualizado 29/08/2016 19:29 CET

Detenido un conductor que circulaba ebrio y en contramano

SEVILLA, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

Efectivos de la Policía Local de Sevilla han puesto a disposición judicial a un varón de 38 años que circulaba en dirección contraria por la avenida de la Palmera y que cuadruplicaba la tasa máxima de alcohol permitida al volante, hasta el punto de que una vez interceptado por los agentes, "le costaba mantener la verticalidad y apenas se le entendía al hablar".

Los hechos, según una nota del Ayuntamiento de Sevilla, ocurrieron sobre las 02,00 horas de la madrugada del sábado, cuando unos agentes patrullaban la avenida de la Palmera y observaron un turismo que iba en sentido contrario y que circulaba a gran velocidad, "dando fuertes acelerones y frenazos, poniendo en claro riesgo la seguridad del tráfico".

Inmediatamente, los agentes cambiaron el sentido para tratar de darle alcance, cosa que lograron a la altura del cruce con la avenida Cardenal Bueno Monreal, donde el conductor, para no rebasar el semáforo en rojo, tuvo que dar un fuerte frenazo, llegando a dejar varios metros de huellas marcadas en la calzada.

Así, los agentes tomaron contacto con el conductor, un varón de 38 años de edad que daba muestras claros síntomas de estar muy bebido, "tanto es así que le costaba mantener la verticalidad y apenas se le entendía al hablar", según el comunicado.

En una primera prueba de alcoholemia en el lugar, el individuo dio un resultado positivo de 1,09 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. El vehículo quedó depositado por no tener en vigor la ITV, así como denunciado el conductor por circular sin cinturón de seguridad.

Tras la práctica de las diligencias necesarias en las dependencias policiales quedó en libertad y los hechos se pusieron en conocimiento de la Autoridad Judicial. El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, insiste en la necesidad de concienciar a la sociedad sobre el peligro de mezclar alcohol y conducción, como la mejor forma de evitar cualquier riesgo para la circulación y reducir el número de accidentes de tráfico.