Actualizado 17/10/2012 17:24 CET

El dinero del plan de choque de rehabilitación se repartirá entre 144 municipios siguiendo criterios de paro y población

Los diez millones en ayudas públicas de la Junta permitirán mejorar 1.220 viviendas y generarán 2.000 empleos

SEVILLA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un total de 144 municipios de las ocho provincias andaluzas se beneficiarán de la línea de ayudas de diez millones de euros contemplada en el Plan de Choque por el Empleo en materia de rehabilitación aprobado en Consejo de Gobierno de la Junta en julio de 2012, donde el reparto se llevará a cabo analizando los datos de paro registrado, el TEAS (Trabajadores Eventuales Agrícolas Subsidiados), la población y la incidencia del programa de Rehabilitación Autonómica en los últimos años.

Estas subvenciones públicas beneficiarán a 1.220 familias andaluzas con recursos limitados y llevan asociada la generación de en torno a 2.000 empleos directos e inducidos en un ámbito como el de la rehabilitación, prioritario para la Consejería de Fomento y Vivienda.

Por provincias, Almería recibirá 836.065 euros en incentivos para mejorar en torno a 102 viviendas localizadas en 13 municipios. En Cádiz la Junta ha concedido una ayuda de 1,47 millones de euros para la rehabilitación de 180 inmuebles en 19 municipios.

La provincia de Córdoba registra una ayuda de 959.016 euros de la que se benefician 117 familias de 13 localidades, Granada podrá rehabilitar 134 pisos gracias a la subvención de 1,09 millones de euros destinada a 19 municipios, y Huelva contabiliza 622.950 euros en ayudas dirigidas a acondicionar 76 viviendas de diez localidades.

Por su parte, en Jaén serán 13 los municipios acogidos a la medida, que posibilitará la reforma de 97 casas con una inversión pública de 795.081euros, y en Málaga se contabilizan 235 viviendas a rehabilitar en 29 localidades con un presupuesto de la Junta de 1,92 millones de euros. Por último, a la provincia sevillana llegarán 2,28 millones de euros para 28 municipios y las viviendas acogidas asciende a 279.

Para el reparto provincial la Consejería de Fomento y Vivienda ha tenido en cuenta indicadores objetivos como el paro registrado, el TEAS (Trabajadores Eventuales Agrícolas Subsidiados), la población y la incidencia del programa de Rehabilitación Autonómica en los últimos años.

Las actuaciones de rehabilitación que se acogen a este Plan de Choque se desarrollarán a través del Programa de Rehabilitación Autonómica, incluido en el Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012 de la Consejería de Fomento, que concede una subvención pública equivalente al 50 por ciento del presupuesto de ejecución de las obras para mejorar el interior de las viviendas.

Las obras a ejecutar consisten en reparaciones de las estructuras para garantizar la seguridad constructiva de las casas y la modernización de las instalaciones de abastecimiento de agua, saneamiento y electricidad. También se contempla la redistribución interior de los espacios para lograr mayor funcionalidad y aumentar las dimensiones de las estancias, así como mejoras para conseguir más luz natural y ventilación.

Las familias que se acogen a esta medida cuentan con unos ingresos inferiores a 2,5 veces el Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), lo que equivale a 1.331 euros al mes. Por ello, la Consejería de Fomento y Vivienda asume los honorarios para la redacción de los proyectos y de la dirección de obras, un concepto incluido en las ayudas. Los destinatarios de las subvenciones recibirán de media unos 8.200 euros. Además de los incentivos concedidos por la Junta de Andalucía, que serán gestionados a través de los ayuntamientos, esta medida prevé también la aportación de los propietarios de las viviendas, con lo que la inversión global prevista asciende a 21,27 millones de euros.

Este plan de choque complementa la línea de adecuación y rehabilitación que desarrolla la Consejería de Fomento y Vivienda a través de los diferentes planes autonómicos de vivienda, que persiguen la mejora y renovación del parque residencial existente mediante programas específicos de rehabilitación y líneas integrales de recuperación más ambiciosas en barrios y centros históricos.*

Con ambas acciones, que también han tenido una gran incidencia en el empleo, se pretende "una revitalización desde lo urbano, a través de las mejoras residenciales y de las condiciones de habitabilidad, hacia un modelo de ciudad compacta y sostenible, pero también desde lo social y lo económico, con el fin de garantizar a la población residente condiciones de vida dignas y la creación de microempleo en el sector de la construcción".