Publicado 27/08/2020 17:29:44 +02:00CET

Emasesa refuerza los trabajos preventivos de limpieza de redes, imbornales y pozos en centros educativos de Sevilla

Operarios de la empresa de aguas Emasesa
Operarios de la empresa de aguas Emasesa - AYTO. SEVILLA

SEVILLA, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

La empresa metropolitana de aguas, Emasesa, ha puesto en marcha este verano el Plan de mantenimiento y limpieza de redes, imbornales y pozos previo a la llegada de las primeras lluvias de otoño a Sevilla y su área metropolitana, una planificación anual que se centra en centros educativos y su entorno de cara al inicio del curso escolar.

Durante el mes de julio, los trabajos depararon en Sevilla 460 kilómetros de redes y 70.000 imbornales limpios mientras que en el resto de poblaciones metropolitanas la cifra alcanzó los 60 kilómetros y los 28.000 imbornales, informa el Ayuntamiento en un comunicado.

Estas acciones se desarrollan durante todo el año como programa rutinario de mantenimiento de redes y elementos que la componen, como imbornales y pozos, pero se refuerzan especialmente en los meses de verano justo antes de las primeras lluvias de otoño. Después, la inactividad propia de este periodo se evalúa de manera preventiva su funcionamiento y se detectan posibles averías que se hayan podido producir con motivo de su inacción y otros factores durante la estación más seca.

En paralelo, se trabaja en la limpieza con carácter general de rejillas y canales de pasos inferiores para evitar restos que obstaculicen la entrada de agua a los bombeos para su evacuación.

Contador

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    El primer agujero negro captado en imagen se tambalea

  2. 2

    El 'contador a cero' en los ERTE subirá a 196 días y habrá una prestación para fijos-discontinuos

  3. 3

    Illa asegura que hay "muy pocos brotes" en actividades culturales y anuncia alguna acción para reconocer el "esfuerzo"

  4. 4

    Madrid restringirá solo zonas de alta incidencia que cumplan unos parámetros y descarta "confinar"

  5. 5

    Bruselas renuncia al reparto obligatorio de refugiados y apuesta por reforzar la frontera y las expulsiones