Lipasam lanza un proyecto de I+D para eliminar los olores de los contenedores de Sevilla y que avisen cuando se llenen

Contenedores de recogida selectiva de Lipasam
LIPASAM - Archivo
Publicado 28/10/2018 11:34:34CET

SEVILLA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

La empresa municipal de Limpieza Pública y Protección Ambiental SAM (Lipasam) va a poner en marcha un proyecto de I+D+I con el objetivo de desarrollar elementos de desodorización de la materia orgánica de los contenedores y para que éstos incorporen sensores que permita que sean recogidos cuando estén llenos y no con una frecuencia previamente establecida.

Para ello, ha sacado a licitación un contrato restringido a grupos de investigación centrado en la optimización de la recogida selectiva de biorresiduos y que cuenta con financiación de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), por lo que el grupo de investigación ha de ser andaluz, tal como informan fuentes municipales a Europa Press.

Así, explican que esa funcionalidad de desodorización se integrará en un contenedor que cuente con tecnología de información y comunicación (TIC), apuntando al desarrollo de sensores volumétricos y sistemas de control de acceso electrónicos disponibles en el mercado. Esta acción supondría, además, importantes ahorros para Lipasam, ya que la recogida orgánica se continuará extendiendo gradualmente por toda la ciudad en los próximos años.

La implantación de esta recogida selectiva de biorresiduos fue iniciada en junio del año pasado en los mercados sevillanos, previendo su ampliación al sector de hoteles, restaurantes y cafés (Horeca) y a la ciudadanía general, con carácter gradual y permanente.

Estos residuos están conformados por restos biodegradables de jardines, parques, residuos alimenticios y de cocina procedentes de hogares, restaurantes o establecimientos de venta al por menor, principalmente. El reciclaje de estos elementos se establece como elemento diferenciador en la tasa total de recuperación de residuos, ya que supone alrededor del 43 por ciento de lo que se tira a los contenedores de tapa gris.

En este sentido, desde Lipasam se indica que los resultados de experiencias previas en la recogida de esta fracción se resumen en "poca cantidad y mala calidad de residuos y malos olores" en los puntos de contenedor, por lo que se ha apostado por desarrollar este proyecto de I+D+I para minimizar las molestias.