Actualizado 03/10/2007 20:23 CET

Málaga es una de las zonas con saldos de movilidad laboral más positivos mientras que Cádiz registra un saldo negativo

MADRID/SEVILLA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

La provincia de Málaga es una de las provincias que presenta un saldo de movilidad laboral positivo, es decir que recibe más trabajadores de los que se marchan, según un estudio elaborado por el Centro de Predicción Económica de la UAM (Ceprede) en colaboración con la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett), donde se apunta que Cádiz es una de las provincias que presenta los mayores saldos negativos en materia de movilidad laboral.

Además, la provincia de Sevilla es la que mayor reducción ha experimentado en la marcha de sus trabajadores.

El número de trabajadores que firmaron en España contratos de trabajo que implicaban un cambio de domicilio a otra provincia superó por primera vez los dos millones en 2006, según este estudio.

Concretamente, se realizaron más de 2,1 millones de contratos que implicaban movilidad interprovincial, lo que supone una tasa del 11,8 por ciento y un crecimiento del 11,4 por ciento frente al incremento del 4,9 por ciento en 2005.

Por sexos, dos de cada tres de estos contratos fueron suscritos por hombres, de forma que su tasa de movilidad (14 por ciento) aumentó en cinco décimas respecto al año anterior, frente a la subida de un punto en el caso de la tasa femenina (9,2 por ciento).

Por su parte, los trabajadores entre 25 y 34 años fueron los más proclives a desplazarse (13,6 por ciento), mientras que el resto de los trabajadores presentaron una tasa de movilidad inferior a la media nacional.

Además, la movilidad laboral fue más común entre los trabajadores con estudios universitarios (13,6 por ciento) y los que tienen un nivel inferior a la ESO (13,8 por ciento), lo que está directamente asociado a las ocupaciones presentes en los contratos que implican movilidad, como dirección de empresas (18,1 por ciento), puestos técnicos y profesionales orientados a licenciados (17,6 por ciento) o trabajos manufactureros y en la construcción para trabajadores de baja cualificación (14,9 por ciento).

LA TASA DE MOVILIDAD INTERAUTONÓMICA ALCANZA EL 7,7%.

Además, de estos trabajadores que decidieron instalarse en otra provincia, aquellos que dieron un salto mayor y cambiaron de comunidad autónoma por motivos laborales superaron los 1,4 millones, con una tasa del 7,7 por ciento en 2006. El incremento de estos contratos fue del 13,8 por ciento durante el pasado año, frente al 5,9 por ciento en 2005.

Las comunidades autónomas que más trabajadores recibieron fueron las situadas en la costa mediterránea y Madrid, mientras que las comunidades emisoras se localizaron, principalmente, en la mitad Sur de la península.

El estudio precisa, asimismo, que las zonas de origen son cada vez más diversas, mientras que las receptoras apenas varían, lo que ocasiona que el número de provincias con saldo negativo aumenten, mientras que aquellas que registran un saldo positivo no lo hagan.

Concretamente, las provincias con saldos más positivos en 2006 fueron Madrid, Barcelona y Málaga, mientras que las de mayores saldos negativos correspondieron a Cádiz, Cáceres, Asturias y Badajoz.

MAYOR TASA DE MOVILIDAD ENTRE LOS EXTRANJEROS.

Por otro lado, los trabajadores extranjeros presentaron una mayor tasa de movilidad que los españoles durante el pasado año, tanto en el ámbito interprovincial (15,6 por ciento para extranjeros frente al 10,9 por ciento de los españoles), como en el interautonómico (12,2 por ciento frente al 6,7 por ciento).

En este contexto, Cataluña fue la comunidad autónoma en la que se realizaron más contratos a extranjeros, por delante de Madrid y la Comunidad Valenciana.

Por nacionalidades, la contratación de trabajadores marroquíes fue la más numerosa, con un total de 680.442 contratos durante todo el año, suponiendo una cuarta parte del total de trabajadores que se desplazaron.