Piqué ve que "la internacionalización no es una opción, es irreversible" y cree que "quien no sea digital, no va a ser"

Josep Pique, en el foto Guadaliuris en Sevilla
EUROPA PRESS/GUADALIURIS
Publicado 10/06/2016 14:26:58CET

SEVILLA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El exministro de José María Aznar y actual consejero delegado de OHL, Josep Piqué, cree que "la internacionalización de las empresas no es una opción, sino que es un proceso irreversible" y ha resaltado la importancia de la digitalización empresarial, de forma que, a su juicio, "quien no sea digital, no va a ser".

La red de despachos de abogados Guadaliuris celebra este viernes una nueva edición del 'Foro Guadaliuris', con la intervención de Josep Piqué, vicepresidente segundo y consejero delegado de la constructora OHL, que hablará sobre 'La globalización y digitalización: los grandes retos del futuro y del presente".

Piqué ha destacado la importancia de los conceptos ligados a la competitividad como país, como son la globalización "y tener en cuenta el panorama geoestratégico y geopolítico, para hacer una internacionalización de las empresas sobre bases mucho más sólidas"; y el concepto de digitalización, que "ha conseguido desplazar el poder de los oferentes a los demandantes".

En su intervencion ha explicado cómo ha ido evolucionando el mundo desde la caída del Muro de Berlín "en el que se rompió un orden que duró la segunda mitad del siglo XX" y ha hecho un análisis de la actualidad, cuando "hemos dejado un viejo orden que era muy peligroso pero era predecible, y ahora estamos en un desorden donde no sabemos cómo va a acabar de estructurarse la correlación de fuerzas a nivel internacional". Ha apuntado que la situación de Oriente Medio es un ejemplo de ese "desorden" y esa "nueva era que no sabemos como acabará".

Piqué ha indicado que ese concepto "está muy ligado al concepto de digitalización", toda vez que "la última revolución tecnológica es vertiginosa, está cambiando radicalmente de forma revolucionaria los hábitos de comportamiento de agentes económicos y sociales, desplazando el poder, de los oferentes a los demandantes".

"Hemos conseguido la soberanía del consumidor", ha indicado Piqué, quien considera que "está cambiando la concepción del poder desde el punto de vista político, empresarial, cultural o ideológico", de manera, que según ha indicado, parafraseando el libro de Moises Naim 'El fin del poder', "ahora el poder se puede conquistar con mucha mayor facilidad, pero es mucho más difícil retenerlo y es muy fácil volverlo a perder", lo que supone, para Piqué, "una transformación enorme que vale la pena tener en cuenta para tomar decisiones que no sean erróneas".

Piqué ha dejado claro que "la internacionalización no es una opción", tras lo que reconoce que "la crisis ha hecho que muchas empresas tuvieran que compensar la pérdida de mercados domésticos yendo al exterior pero eso es irreversible, pues la internacionalización es un dato que puede tener avances y retrocesos, pero ha venido para quedarse".

"Cualquier intención de volver al mercado doméstico abandonando lo que se ha conseguido en el exterior sería algo erróneo; hay que mirar al exterior y cada vez más", ha añadido.

Asimismo, considera que "con esa nueva revolución tecnológica tememos que partir de la constatación de que en este siglo XXI o se es digital o no se va a ser", por lo que cree que las empresas "que no se incorporen a ese fenómeno, el mercado lo va a desplazar".

En ese sentido cree que "tenemos que correr porque ya llevamos 16 años de siglo XXI y si queremos tener empresas e instituciones del siglo XXI tenemos que ponernos al día, pues los demás países están avanzando en ese terreno con mucha velocidad".