La Policía detiene a una cuarta persona por encubrir el crimen de Montes Sierra

Publicado 25/02/2014 18:20:45CET

SEVILLA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a una cuarta persona en relación al crimen ocurrido el pasado sábado en la avenida Montes Sierra de la capital hispalense, donde un joven perdió la vida tras ser supuestamente atropellado por Jonathan S.B., según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Las mismas fuentes consultadas han indicado que la Policía imputa sendos delitos de encubrimiento y omisión del deber de socorro al nuevo detenido, que se encuentra hospitalizado en espera de ser sometido a una intervención quirúrgica que no guarda relación alguna con los hechos.

De este modo, y a modo de resumen, la Policía ha detenido como presunto autor material del crimen a Jonathan, quien ha ingresado en prisión tras declarar ante el juez de Instrucción número 9 de Sevilla, y a otras tres personas que lo acompañaban en el vehículo por encubrir supuestamente el crimen.

De estas tres personas, dos han pasado ya a disposición del juez y han quedado en libertad con cargos imputadas por un delito de encubrimiento, con la obligación de comparecer dos veces al mes ante el Juzgado.

LA DECLARACIÓN DEL PRINCIPAL IMPUTADO

En su declaración ante el juez, el principal imputado ha asegurado que el atropello fue "fortuito" y que "no vio en ningún momento" al fallecido.

Así, ha explicado que, en la madrugada del pasado sábado, se encontraba en el bar 'La Trocha' junto a su mujer cuando, en un momento dado, la víctima comenzó a molestar a algunas mujeres que se encontraban en ese momento en el establecimiento, donde había en total de entre 12 y 14 personas.

El imputado, que ha querido dejar claro que el fallecido no se dirigió en ningún momento a su mujer, ha precisado que el dueño del local "intentó tranquilizar" al finado e incluso le invitó a tomarse una copa, lo que éste rechazó, tras lo que se le instó a abandonar el bar.

Según su relato, la víctima abandonó entonces el local y, una vez fuera y cuando estaban cerrando el local, comenzó a "aporrear la puerta", por lo que Jonatan salió para ver qué ocurría en compañía del dueño y el portero del bar, que son dos de las personas detenidas.

"ENTRE OCHO Y DIEZ COPAS DE LARIOS"

En ese momento, el fallecido le agredió con un objeto punzante --al parecer una botella de cristal-- en el cuello y le hirió, por lo que se montó en su coche junto a los otros tres imputados con la intención de dirigirse a un centro hospitalario.

El imputado, que ha reconocido que iba embriagado tras haberse bebido "entre ocho y diez copas de Larios", ha precisado que conducía el coche mientras se tapaba con la mano izquierda la herida ya que se estaba "desangrando", hasta que una vez pasados cien metros "sintió un impacto", por lo que paró el coche.

Tanto el portero como el dueño del local se bajaron del vehículo y le confirmaron que había atropellado a una persona, pero como vio que la víctima iba a ser socorrida por varias personas que se dirigían hasta el lugar, se dirigió nuevamente hasta el bar a petición de otro de los detenidos.

UNO DE LOS DETENIDOS CONTRADICE SU VERSIÓN

Una vez en el local, y tras dejar a los detenidos, su mujer se subió al coche y se dirigieron al hospital.

El imputado ha señalado que el atropello tuvo lugar en la calzada y no en la acera, como mantiene la Policía Nacional en su atestado y tal y como ha asegurado este martes al juez uno de los otros dos detenidos.

Según las fuentes consultadas por Europa Press, uno de los detenidos que acompañaba a Jonathan en el coche ha relatado al juez que se subieron al vehículo con la intención de ir al hospital hasta que, en un momento dado, Jonathan "dio un volantazo hacia la derecha" y se subió al acerado, por el que circuló "entre siete y ocho metros".

El imputado ha asegurado que, en ese momento, pudo ver al peatón y le dijo a Jonathan "para, para", pero no paró y atropelló a la víctima, tras lo que abrió la puerta y pudo ver que esta persona se encontraba fallecida, momento en el que Jonathan le dijo que cerraran las puertas y se marchó del lugar, no dejándoles bajar del vehículo.