Publicado 16/11/2015 15:05CET

Sucesos.-La Policía Local pone fin a una situación de posible abandono familiar de un anciano de más de 80 años

Fueron los vecinos, preocupados por la salud del anciano, quienes avisaron a la Policía Local

SEVILLA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Sevilla ha puesto fin a una situación de posible abandono familiar de un anciano de más de 80 años de edad, todo ello después de que, a media tarde del pasado viernes, unos vecinos avisaran a la Policía preocupados por el estado de este vecino, que vive solo y a cargo de su hijo de más de 40 años, porque temían que le pudiese pasar algo.

Desde el Centro de Control de Policía Local se alertó al Cecop, ambos adscritos a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, según ha informado en un comunicado remitido a Europa Press el Ayuntamiento, que ha precisado que este órgano de coordinación municipal movilizó a la Unidad de Emergencias Sociales, adscrita al área de Bienestar Social y Empleo.

Ambos efectivos llegaron al domicilio en cuestión y, tras llamar en reiteradas ocasiones, le abrió el citado anciano la puerta del inmueble, del cual salía un olor "nauseabundo", observándose "abundante basura, suciedad y un claro estado de podredumbre y dejadez absoluta".

El anciano presentaba un estado de falta grave de nutrición e higiene, así como gran dificultad para desplazarse y entender lo que ocurría al tener deterioradas sus facultades cognitivas, tal y como pudo verificar la psicóloga de la Unidad de Emergencias Sociales (Umies).

Del interior de la vivienda salió el hijo del anciano, quien reconoció que sacó hace tiempo a su padre de una residencia de ancianos para cuidarle, pero que llevaba al menos dos semanas que no le cuidaba, sin dar justificación alguna. Ante esto, el anciano fue trasladado en ambulancia a un centro hospitalario para su asistencia facultativa.

En el balcón de la vivienda se halló también un perro de unos ocho años de edad, "completamente desnutrido y descuidado", que fue retirado por el Zoosanitario Municipal. Precisamente eran los vecinos quienes, según indicaron, echaban agua y comida al perro desde sus terrazas desde hace tiempo.

Los agentes de la Policía Local instruyeron las correspondientes diligencias al Juzgado de Guardia sobre la situación en que se encontraban tanto el anciano como el animal para tratar de esclarecer las circunstancias que rodean el caso y las posibles responsabilidades del hijo.

Por otro lado, el Cecop ha gestionado desde el pasado 1 de junio un total de 475 casos de personas mayores caídas en sus domicilios que necesitan auxilio. La Umies ha intervenido en esos casos con el apoyo de la Policía Local, Bomberos y EPES, según la gravedad y necesidad de los casos.