Publicado 31/01/2014 13:16CET

La tasa de mortalidad aumentó un 3,7 por ciento en Andalucía en 2012

SEVILLA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

En 2012 se produjeron en Andalucía un total de 68.361 defunciones, 2.659 más que las registradas en 2011 (65.702), lo que supone un repunte en la tasa de mortalidad del 3,7 por ciento, según datos hechos públicos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En su 'Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte. Año 2012', el INE señala que ese año en el conjunto del país hubo un total de 402.950 defunciones, 15.039 más en el anterior, por lo que la tasa de mortalidad subió un 3,8 por ciento, siendo el mayor incremento que se ha producido desde el año 2005 (4,1 por ciento).

En un análisis pos comunidades, las tasas brutas más elevadas de fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2012 correspondieron a Principado de Asturias, Castilla y León, y Galicia. Las tasas más bajas se presentaron en las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta y en las comunidades autónomas de Canarias y Comunidad de Madrid.

Las tasas brutas de mortalidad son más elevadas en los territorios envejecidos ya que hay más defunciones por el efecto de la estructura de edad. Para corregirlo, se calculan las tasas estandarizadas que representan la mortalidad de la comunidad autónoma si todas tuvieran la misma composición por edad y, en ese caso, las regiones con las tasas estandarizadas más elevadas serían Melilla y Ceuta y las comunidades autónomas de Andalucía y Extremadura.

Todas las enfermedades han experimentado un repunte, aunque las más directamente relacionadas con el incremento de mortalidad son los trastornos mentales y del comportamiento, con un 12,2 por ciento más que en 2011, y las enfermedades del sistema respiratorio, con un aumento del 12,1 por ciento. Especialmente relacionadas con las muertes producidas en febrero y marzo respecto al mismo periodo del año anterior, con un 41,2 y un 53,6 por ciento, respectivamente esos meses.

En Andalucía las enfermedades del sistema circulatorio fueron la principal causa de muerte, algo que ocurre en todas las comunidades autónomas excepto en Canarias, Cantabria, Comunidad de Madrid y Comunidad Foral de Navarra y País Vasco, en las que fueron los tumores.

Los datos también recogen un aumento de las enfermedades respiratorias, entre las que destaca la epidemia de gripe, que en la temporada 2011-12 se presentó de forma más tardía en relación con las epidemias estacionales previas de esta enfermedad; y recuerdan que el pico de máxima incidencia gripal se registró en febrero de 2012. Ese año se duplicaron el número de fallecidos respecto al año anterior (175 casos).

Por sexo, en el conjunto del país fallecieron 197.030 mujeres (un 4,8 por ciento más) y 205.920 hombres (un 3,0 por ciento más). Siendo los tumores la primera causa de muerte en los hombres (con una tasa de 296,3 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (con 180,0). En cambio, las enfermedades del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina.