Los tres acusados de violar en abril de 2017 a una joven en la Cartuja, en Sevilla, niegan los hechos

Audiencia Provincial de Sevilla
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 15:27:09CET

Por su parte, la víctima mantiene que los tres enjuiciados la agredieron sexualmente

SEVILLA, 30 Oct. (EUROA PRESS) -

Los tres varones, de nacionalidad rumana, acusados como presuntos autores de la violación de una joven, de 27 años de edad y de nacionalidad paraguaya, en abril de 2017 en el entorno del Estadio de la Cartuja de Sevilla han negado este martes los hechos por los que se les juzga en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla y por los que la Fiscalía solicita 23 años de prisión para cada uno.

El inicio del juicio, previsto para las 10,00 horas de este martes, ha dado comienzo después de las 12,00 horas, toda vez que las partes han intentado alcanzar hasta el último momento un acuerdo de conformidad, si bien éste no ha sido posible por la oposición de uno de los acusados a asumir la pena acordada.

La cuarta planta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha congregado este martes a las personas que querían asistir a este juicio, principalmente amigos y familiares de los acusados, y a los 21 ex altos cargos de la Junta, entre ellos los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, acusados en el juicio por la pieza política de los ERE con sus abogados.

Una vez suspendida la sesión de este martes del juicio de los ERE y mientras se han ido produciendo las conversaciones entre las partes para alcanzar un posible acuerdo de conformidad, el ambiente entre el público que pretendía asistir al juicio se ha ido enrareciendo y se ha visto alterado, hasta el punto de que dos personas han sufrido un desvanecimiento.

Los agentes de la Policía Nacional han procedido, ante tal situación, al desalojo de estas personas de la Audiencia y el juicio, que continuará el próximo martes con la declaración de dos testigos de las defensas, psicólogos y forenses y la lectura de las conclusiones e informes finales, se ha celebrado a puerta cerrada.

Fuentes del caso han explicado a los medios allí congregados que los tres acusados, D.D., N.M., ambos de 30 años, y A.I.M., de 31 años de edad, como presuntos autores de unos hechos que son constitutivos de tres delitos continuados de violación, han negado los hechos en función al relato de la víctima, quien este martes ha mantenido en su declaración que sufrió agresión sexual por parte de los tres enjuiciados.

En este sentido, fuentes de las defensas de los procesados la víctima ha vuelto a mostrar "una nueva declaración" de los hechos, "poco coherente" con las "cuatro" que llegó a dar en la fase de instrucción, en las que fue implicando en cada una de ella a un nuevo acusado, hasta los cuatros investigados que estuvieron implicados en la causa.

La Fiscalía señala que los hechos que se juzgan son constitutivos, además de un delito de violación, de un delito de lesiones. En ambos casos, el Ministerio Público señala que son autores los tres encausados. De otro lado, indica que concurre la agravante de abuso de superioridad en el delito de lesiones.

Por ello, la Fiscalía considera que procede imponer a cada uno de los tres procesados por el delito de continuado de violación cometido por cada uno de ellos, la pena de 20 años de prisión, así como la pena de tres años de prisión, también para cada uno de los acusados, por el delito de lesiones.

PROHIBICIÓN DE VIVIR EN SEVILLA O VISITAR LA CIUDAD

También pide para cada uno de los tres la pena de ocho años de libertad vigilada, que se ejecutará con posterioridad a la pena privativa de libertad, y la pena de prohibición de aproximarse a la víctima R.C.V. a una distancia no inferior a 500 metros, así como a su domicilio o lugar en la que la misma se encuentre, y prohibición de comunicarse con la misma por cualquier medio o procedimiento durante 25 años.

Asimismo, el Fiscal interesa, a la vista de la gravedad de los hechos, imponer a cada uno de los tres procesados la pena de privación del derecho a residir en la localidad de Sevilla o acudir a la capital andaluza durante 25 años. Por último, los acusados, según la Fiscalía, deberán indemnizar conjunta y solidariamente a la víctima en la cantidad de 2.500 euros por las lesiones y en la cantidad de 100.000 euros por el daño moral ocasionado a la misma.

RELATO DE LOS HECHOS

Según el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía, el 23 de abril de 2017, sobre las 3,00 horas, la joven conoció en una discoteca del polígono de San Jerónimo de Sevilla a los tres procesados, sin antecedentes penales, con los que estuvo hasta la hora del cierre del establecimiento, sobre las 7,00 horas.

Salieron juntos del local y se marcharon en un vehículo, cuyo usuario es D.D., que se sentó en la parte trasera del mismo con la joven y N.M., mientras A.I.M. conducía el vehículo, dirigiéndose hacia el entorno del Estadio de la Cartuja. Los acusados empezaron a discutir entre ellos "violentamente en un idioma que la joven no entendía".

En ese momento "de violencia y tensión" y tras detener el vehículo, según la Fiscalía, D.D., "con ánimo libidinoso, comenzó a manosearla y a tocarle sus órganos genitales, llegando a introducirle los dedos en la vagina, oponiéndose tenazmente la víctima a ello, defendiéndose con sus manos e intentando que no lo hiciera".

El procesado, "dándole fuertes golpes en la cara y en la cabeza", logró vencer así su resistencia, mientras en ese instante N.M., que estaba sentado junto a ella, "comenzó a golpearla fuertemente, cogiéndola de la cabeza, dándole fuertes golpes, tirándola fuertemente del pelo, llegando a tumbarla en el asiento trasero donde el procesado D.D. la penetró vaginalmente, mientras que N.M. le tapaba la boca para que no se oyeran sus gritos de auxilio, intentando ella escapar del coche, no pudiendo hacerlo ya que el procesado A.I.M., que era el que conducía, se bajó del vehículo golpeándola fuertemente por todo el cuerpo para que no pudiera escaparse de la brutal agresión que estaba sufriendo".

En ese momento, A.I.M., "con ánimo libidinoso, la penetró también vaginalmente, intentando otra vez la víctima escapar del vehículo, no pudiendo hacerlo debido a la violencia con la que los tres procesados la golpeaban por todo el cuerpo".

Posteriormente, N.M. la sacó violentamente del vehículo "arrastrándola por los pelos y se la llevó hasta un descampado cercano, golpeándole nuevamente la cabeza contra el suelo, donde, con ánimo libidinoso, la penetró vaginalmente, dándole a continuación un fuerte puñetazo en la cara, perdiendo la joven ya el conocimiento".

A la joven, el día 2 de mayo, se le diagnosticó una infección del tracto urinario superior como consecuencia de estos hechos, dada la existencia de restos contaminantes en el interior de su saco vaginal; necesitando tratamiento curativo consistente en toma de antibióticos, analgésicos, antiinflamatorios y cura de las erosiones.

Asimismo, la víctima realizó tratamiento siguiendo los protocolos para la prevención del virus de inmunodeficiencia humana y para la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Como consecuencia directa de estos hechos, sufre un trastorno de estrés postraumático severo, llegando a tener una tentativa de autolisis lo que motivó su ingreso hospitalario.

Por estos hechos fue detenido un cuarto joven rumano, pero la juez de Instrucción número 1 de Sevilla, que instruyó esta causa, lo exculpó y dejó en libertad en junio del pasado año, después de que la denunciante atribuyese la autoría de la agresión sexual a los otros tres.

Actualmente, dos de los acusados, en concreto D.D. y N.M., están en prisión provisional desde el día 28 de abril, mientras A.I.M., privado de libertad desde el mismo día, salió en libertad el 8 de agosto de 2017, día en el que se acordó su libertad con fianza de 12.000 euros y prohibición de acercarse a la víctima.