Publicado 12/05/2020 18:40:11 +02:00CET

La UPO de Sevilla mantiene su programa solidario de alojamiento con familias de acogida pese al confinamiento

SEVILLA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla mantiene, pese al confinamiento, su programa de alojamiento compartido denominado 'Universitari@s Solidari@s', y se ha referido a sus participantes como un "claro ejemplo de cooperación y convivencia".

Se trata de un servicio que ofrece a los estudiantes de la UPO alojamiento gratuito, a lo largo del curso académico, en viviendas de personas con algún tipo de necesidad, ya sean personas mayores, con discapacidad o familias monoparentales, informa la institución académica en un comunicado.

A pesar del confinamiento decretado por la pandemia del Covid-19, este programa sigue vigente y aporta un valioso beneficio social tanto a estudiantes como a las familias de acogida. "Estamos pasando bastante bien esta situación, jugamos al ajedrez y estudiamos inglés, pero sobre todo charlamos y reímos mucho, no nos da tiempo a aburrirnos", ha asegurado Jonny, estudiante del Grado en Análisis Económico, que convive desde hace cinco años en Montequinto con Juan, una persona con movilidad reducida.

"La vida con Jonny es como la de cualquier familia de dos personas que se lleven bien; nas veces es más tranquila y otras, más difícil, pero siempre prevalece el cariño que se ha ido creando entre nosotros", ha afirmado su compañero y propietario del piso.

A través de este programa, coordinado por la Oficina de Voluntariado y Solidaridad del Vicerrectorado de Cultura y Compromiso Social, el estudiante tiene alojamiento gratuito a cambio de colaborar en pequeñas tareas domésticas, y a la familia se le abona la cantidad de 80 euros mensuales por los gastos que pudieran derivarse de la convivencia, gracias a la subvención de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía.

Sin embargo, la cuestión económica no es la razón por la que ambas partes deciden a formar parte del programa sino que prevalecen razones de "solidaridad y cooperación". Así, en Salteras, una estudiante de Ecuador convive con una mujer de 80 años, a quien ayuda a fabricar mascarillas para combatir el Covid-19. "Para las dos, vivir esta situación juntas hace que enfrentemos cada mañana con más alegría e ilusión", afirman ambas mujeres.

La Universidad Pablo de Olavide apuesta por este programa desde el año 2005 y hasta la fecha han participado en él más de 100 estudiantes. "Cada encuentro residencial se prepara y adecua a las personas implicadas de forma que la ayuda solidaria entre ellas logra experiencias y vivencias que les hacen crecer como personas, evitando el aislamiento y la soledad", ha afirmado la vicerrectora de Cultura y Compromiso Social, Elodia Hernández.

Para leer más