Vecinos de la periferia de Sevilla se manifiestan contra el "deterioro" de sus barrios y piden inversiones

Manifestación de la Plataforma Vecinal Interdistritos Barrios Hartos
PARTICIPA SEVILLA
Publicado 28/10/2018 15:53:34CET

SEVILLA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Unas "2.500 personas" de diversos barrios de la periferia de Sevilla, según ha cuantificado la denominada plataforma vecinal 'Interdistritos Barrios Hartos', organizadora de la marcha, se han manifestado este domingo en demanda de inversiones, planes de empleo específicos y de una policía de barrio para combatir el "paro, precariedad, deterioro y falta de tranquilidad" que sufren.

La movilización ha tenido lugar en el centro de la ciudad y ha concluido en la Plaza Nueva, donde se han congregado vecinos de varias zonas de Sevilla para pedir al Ayuntamiento "que deje de olvidarse de la gente normal, que deje de gobernarse en los intereses de unos pocos y de los turistas, y que se empiece a gobernar a favor de estos barrios periféricos que están completamente olvidados", según han explicado fuentes de la plataforma a Europa Press.

Así las cosas, en la plataforma de carácter asambleario se han integrado los barrios de Torreblanca, Bellavista, Pino Montano, Begoña, Tres Barrios, Su Eminencia, Palmete, Polígono Sur, Cerro Amate, San Jerónimo, Valdezorras, Aeropuerto Viejo, Macarena y el Casco Antiguo Norte, que aseguran vivir una situación de desempleo, inseguridad y "recortes" en servicios sociales, educación y salud que "da lugar a una degeneración importante, un deterioro de las condiciones de vida".

Las fuentes consultadas han indicado además que sus demandas van dirigidas también a la Junta de Andalucía y al Gobierno de España por "la responsabilidad que tienen en esta situación", que al Ayuntamiento en concreto le piden que mejore sus servicios sociales, y que a todos ellos les exigen como medidas concretas la "reversión de los recortes", la ya mencionada policía de barrio o proximidad y la creación de al menos dos escuelas taller por distrito.

En este sentido, han asegurado que piensan seguir organizándose y seguir exigiendo "vivir con mejores condiciones". "Estas son propuestas concretas, pero la situación es tan lamentable, que no quita que sigamos planteando más", han concluido.

RESPALDO DE IU Y PARTICIPA A LA MANIFESTACIÓN

En la manifestación también han estado el portavoz municipal de IU, Daniel González Rojas, y la portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano, quien ha justificado la reacción de los vecinos de la periferia porque "piden derechos y dignidad nada más", ante el "hartazgo de la desatención que tiene el gobierno socialista del alcalde Juan Espadas".

Precisamente, Serrano ha criticado la actitud de Espadas, que "el otro día decía que esto no representaba a nadie, que estas personas no estaban queriendo aclarar las reivindicaciones, y eso no es así, lo que sucede es que son plataforma transversales nuevas que no son las habituales asociaciones de vecinos con las que el gobierno socialista se sentía tan cómodo de negociar". "Aquí hay personas que simplemente quiere recursos, una seguridad que no están teniendo y dignidad para sus barrios", ha manifestado.

La representante de Participa Sevilla se ha referido a las declaraciones del alcalde de hace unos días, que decía que la movilización está promovida por un conjunto de ciudadanos, que "tendrá unas reivindicaciones legítimas", pero que no conforma una plataforma de entidades, ya que dentro de ella no hay asociaciones "reconocibles", por lo que Espadas pidió que digan quiénes son y soliciten al Ayuntamiento una reunión para abordar sus peticiones, ya que han convocado la acción sin intentar tratar con el Consistorio la situación, según indicó.

"Que digan qué entidades o asociaciones la componen, pero con cara y ojos. Que digan quiénes son y no engañemos a los sevillanos, porque si no empujan las reuniones suficientes para trabajar en el tema a lo mejor es que son otra cosa y, si son otra cosa, que lo digan", sentenció.

También ha participado en la movilización el portavoz municipal de IU, Daniel González Rojas, quien se ha manifestado en la misma línea que Participa Sevilla al exigir al gobierno local "que deje de dar la espalda a los barrios obreros de la ciudad y atienda, de una vez, las reivindicaciones de los vecinos que se han manifestado".

Así, ha expresado que los vecinos "hoy cuentan con unos servicios públicos municipales más deteriorados y siguen esperando los planes de empleo, las inversiones y la policía de barrio tantas veces prometida por el alcalde cuando estaba en la oposición". "Ha quedado demostrado que atender las demandas de las familias sevillanas para lograr una vida digna no es una prioridad del gobierno de Espadas", ha lamentado el portavoz de Izquierda Unida.

"ABANDONO INSTITUCIONAL"

El nacimiento de este movimiento se remonta a mediados de septiembre, cuando la sede de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) acogió una reunión a la que asistieron unas 50 personas con idea de convocar una manifestación con las reivindicaciones de los barrios de la ciudad, especialmente en materia de seguridad.

La mencionada reunión se celebraba tras una nutrida manifestación realizada aquellos días en Pino Montano en demanda de un refuerzo de las medidas de seguridad ante un supuesto repunte en las incidencias y robos, y las quejas por el mismo extremo de vecinos de la Macarena con relación a incidentes protagonizados por las personas sin hogar de la zona, toda vez que las autoridades insistían en que las estadísticas reflejan un descenso de los índices de criminalidad.

En cualquier caso, la asamblea celebrada en la sede de APDH-A, cuyos asistentes aseguraban representar a 16 asociaciones o colectivos de la ciudad, acordó celebrar la manifestación de este domingo, cuyos promotores reclaman revertir el "abandono institucional" que a su juicio sufren los mencionados barrios.

Para ello, la plataforma asamblearia ha elaborado un manifiesto en el que recuerda que Sevilla cuenta con siete de los 15 barrios más pobres de España según la estadística de indicadores urbanos de 2017, toda vez que "en los barrios faltan condiciones de tranquilidad y dignidad y los niveles de paro, precariedad, falta de oportunidades para la juventud, recortes y deterioro de los servicios públicos, desahucios, pobreza energética o alimentaria son intolerables".