WWF pide al Iccat que no aumente las cuotas de pesca del atún rojo y que prohíba cercenar aletas a los tiburones

Actualizado 17/12/2013 22:14:57 CET

MADRID/SEVILLA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización WWF ha reclamado a la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat) que celebra en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en su vigésimo tercera reunión anual, que no aumente las cuotas de pesca del atún rojo en contra de los criterios científicos y que se prohíba cercenar las aletas de los tiburones a bordo, una vez que han sido capturados.

Además, recuerda que por primera vez en 2012 se hicieron grandes progresos en la conservación del atún rojo del Mediterráneo y el Atlántico Este, ya que por primera vez las decisiones sobre las cuotas anuales de pesca de esta especie se basaron en la ciencia.

Concretamente, las recomendaciones científicas se apoyan en la misma evaluación de 2012 puesto que este año no se ha realizado ningún análisis nuevo del stock. Por ello, recuerda que el Comité Científico de Iccat (SCRS) aconseja que en 2013 no se realice ningún cambio sustancial en la cuota actual y señala específicamente que se mantengan las capturas al mismo nivel del año pasado, es decir, 13.400 toneladas, lo que posiblemente permitirá la recuperación completa del atún rojo en 2022.

Así, el responsable del programa de pesca del Mediterráneo de WWF, Sergi Tudela, ha advertido de que cualquier aumento este año en las cuotas del atún rojo en el Atlántico Este y en el Mediterráneo por parte de la Iccat "podría dar al traste con la recuperación de la especie".

Asimismo, insiste al Iccat que no incremente la cuota de atún hasta que esta decisión pueda basarse en los resultados de una nueva evaluación científica.

Además, reclama que se revise y fortalecimiento del plan para reducir la capacidad de pesca actual y ajustarla a la capacidad de captura real hasta el nivel de las posibilidades de pesca y exige una reforma radical de la cuantificación y la trazabilidad de los peces, desde los buques de cerco hasta las granjas.

La ONG muestra también su "apoyo pleno" al Comité científico del Iccat en su esfuerzo por desarrollar una nueva metodología y recoger datos nuevos que permitan evaluar el stock de forma más fiable en 2015.

En cuanto al finning, WWF pide "con firmeza" que prohíba cortar las aletas a los tiburones tras ser pescados, después de años de negociaciones y de una presión cada vez más creciente de los ciudadanos de todo el mundo en contra de esta práctica. Así, este año se discutirá en la reunión de Sudáfrica una propuesta de prohibición del cercenamiento de las aletas de los tiburones, impulsada por los principales países pesqueros.

Finalmente, la ONG pide "encarecidamente" a los miembros del Iccat que apoyen esta propuesta tras el "enorme impulso" que supuso el paso en este sentido dado por la UE. El Parlamento Europeo aprobó en 2012 por una abrumadora mayoría prohibir el "aleteo", nombre con el que se conoce la práctica de cortar las aletas de los tiburones a bordo después de ser capturados. La Eurocámara quería proteger estas especies de la sobreexplotación y evitar así que fueran pescadas solo por el mercado chino de aletas.

Para leer más