Publicado 01/12/2014 14:44CET

La Junta dice que el Ayuntamiento no ha presentado "ninguna propuesta" a la ZGAT, sólo alegaciones

Compras, rebajas, Pull and Bear, paseo, jóvenes, comprar, shopping
EUROPA PRESS

MÁLAGA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Turismo y Comercio de la Junta de Andalucía está estudiando las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Málaga a la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) declarada el Gobierno andaluz para los próximos cuatro años, de 2015 a 2018, y que se circunscribe a la Semana Santa y al mes de agosto. Según el consejero, Rafael Rodríguez, el Consistorio "no ha presentado ninguna propuesta", únicamente las citadas alegaciones.

Así, al ser cuestionado al respecto, ha apuntado que, a diferencia de otros ayuntamientos andaluces, el de Málaga capital "no ha presentado ninguna propuesta, se ha limitado a presentar alegaciones a la propuesta de oficio hecha por la Junta de Andalucía".

De esta manera, ha continuado el titular andaluz de Comercio, la Junta estudiará dichas alegaciones "como lo que son", añadiendo a los periodistas que serán tramitadas "por el Consejo Andaluz de Comercio en una próxima reunión".

En las alegaciones de carácter administrativo presentadas por la capital, se insiste en su propuesta, que incluye 1.200 comercios y cinco grandes superficies, una delimitación que, a juicio municipal, dinamizaría el sector comercial y generaría más de 1.700 puestos de trabajo, según se desprende de un informe encargado por el Consistorio.

En el recurso se recuerda también que una sentencia dictada el pasado 24 de octubre por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) da la razón al Ayuntamiento y anula la ZGAT declarada en 2013 por el Gobierno andaluz "al considerar que es arbitraria y no está suficientemente motivada".

El Consistorio entiende que no puede aceptarse la prórroga de esa misma zona, ya que se ha anulado la orden en la que se fundamenta; es decir, que no puede prorrogarse una orden declarada nula. Para el Ayuntamiento, la actual ZGAT es "inexistente", argumentando que el RDL 8/2014 deja claro en su artículo séptimo que el principio básico que rige los horarios comerciales es la libertad en todo el territorio para todo el año.