Aficionados al piragüismo alertan de que las hidroeléctricas podrían destruir el tramo alto del río Cinqueta

Actualizado 15/08/2015 17:59:46 CET
Río Cinqueta
CEDIDA

ZARAGOZA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación en Defensa del Piragüismo y los usos recreativos del agua (AEPIRA), conjuntamente con la Federación Aragonesa de Piragüismo y la Real Federación Española de Piragüismo han alertado de que la instalación de tres centrales hidroeléctricas podrían destruir el tramo alto del río Cinqueta, en la provincia de Huesca.

Estas asociaciones han expresado su "gran preocupación" por la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Hueca (BOPH) del pasado 24 de julio del inicio de los trámites de un total de tres centrales hidroeléctricas en cadena en la cabecera del río Cinqueta, desde la Virgen Blanca hasta San Juan de Plan, en los términos municipales de Plan, San Juan de Plan, Gistaín y Tella-Sin.

El Cinqueta está entre los mejores ríos españoles de aguas bravas y su cabecera es uno de los valles más espectaculares y salvajes de todo el Pirineo, han descrito.

El proyecto dejará al río con un "exiguo caudal mínimo en un tramo de más de ocho kilómetros de longitud, además de incluir un tendido eléctrico aéreo de quince kilómetros para transportar la energía producida que discurre por una zona crítica para especies tan sensibles a las colisiones como el quebrantahuesos", han alertado.

Esta obra "secaría definitivamente el único tramo virgen que queda del río Cinqueta, engrosando la lista de ríos e ibones masacrados por la sobreexplotación hidroeléctrica en el Pirineo oscense", han avisado.

PARALIZAR

En una nota de prensa han subrayado que "por si fuera poco, las tres tomas tirolesas previstas para derivar el agua del río son trampas mortales para la navegación de montaña en los escasos días en que el caudal no derivado la permitiera".

La explotación afectaría a varios espacios de gran riqueza natural incluidos en la Red Natura 2000, como las Zonas de Especial Conservación (ZEC) de Chistau y Posets-Maladeta y la Zona de Espacial Protección para las Aves (ZEPA) de "Cotiella-Sierra Ferrera", han detallado.

"En España nos sobran kilovatios y nos quedan cada vez menos ríos vivos", han sintetizado al explicar que "únicamente Hidrodelta S.A., la empresa detrás de la obra, obtendrá beneficios a costa del deterioro del patrimonio natural de todos. Además, la época de deshielo que aportaría la mayor parte de la energía no se caracteriza por tener picos de demanda en la red que justifiquen esta destrucción".

En 1921 el promotor del Parque Nacional de Ordesa, Pedro Pidal, defendió ante el ministro de Fomento que instalar sendas "fábricas de luz" en el río Arazas sería como "poner a un Santo Cristo dos pistolas". Cien años más tarde todos los ciudadanos, incluyendo los locales, "hemos de estarle muy agradecidos por su enconada defensa que ha permitido que Ordesa siga siendo un paraíso natural. Esperemos que dentro de otros cien años nadie tenga que recordar a la Administración actual como la que dejó destrozar el alto Cinqueta por intereses privados", han confiado.

Tras esta exposición han hecho un llamamiento a la población de la zona y al resto de colectivos amantes de la naturaleza para actuar conjuntamente y detener este proyecto, pidiendo al Gobierno de Aragón que formule una declaración de impacto ambiental negativa, como paso previo a su paralización definitiva.

Para leer más