Publicado 13/03/2021 09:59CET

Las becas de movilidad para estudiantes en Aragón introducirán como criterio corrector la despoblación

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz.
La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz. - EUROPA PRESS

La consejera Díaz cree que es momento de fijar el plazo de "cuándo seremos capaces de sostener todo el capítulo de personal" de la UZ

ZARAGOZA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz, ha manifestado que se va a introducir un criterio corrector de despoblación en las becas de movilidad para estudiantes de la comunidad autónoma.

En 2020, este Departamento convocó 681 becas universitarias de movilidad, destinadas a estudiantes de grado o máster que cursaran sus estudios en un campus ubicado a 40 o más kilómetros del domicilio familiar, dentro de Aragón, con el objetivo de aliviar las cargas económicas familiares.

Díaz ha señalado, en una entrevista concedida a Europa Press, que se están acabando de elaborar las bases reguladoras de estas ayudas, así como las de los másteres estratégicos y Erasmus y las novedades se presentarán ante las Cortes de Aragón porque fue un compromiso que adquirió ante el Parlamento y "el resto de grupos nos ayudado" en este proceso.

No obstante, ha avanzado que en las nuevas bases se van a tener en cuenta no solo los kilómetros que distan entre el lugar de residencia y la universidad, "sino también el grado de despoblación del municipio" de procedencia, ya que en el gasto que ha de realizar un alumno para desplazarse influye en si hay líneas de autobús o ferroviarias y su frecuencia, ha puesto como ejemplo. Ha recordado que en 2021 se ha pasado de dotar estas becas de los 800.000 euros a millón de euros.

Según ha contado, "ha sido una modificación de las bases muy discutida, se ha preguntado a los agentes sociales y al resto de grupos y creo que el resultado va a ser del agrado de todos".

En el caso de las becas de movilidad, se ha debatido sobre el hecho de que estudiar en la universidad, si se vive en el medio rural, "es mucho más caro", al pago de las tasas hay que sumar desplazamientos, alojamiento y manutención y "tenemos que ser capaces de compensarlo mejor".

FINANCIACIÓN BÁSICA DE LA UZ

En relación con la Universidad de Zaragoza, la consejera ha recordado que su Departamento está negociando el acuerdo de financiación, una vez ha finalizado el que estaba vigente, con el objetivo de rubricarlo "antes del verano".

Díaz comparte "filosofía" con la institución académica, que se tiene que financiar "más y mejor", y "toca ahora fijar el plazo de cuándo seremos capaces desde el Gobierno de Aragón de sostener todo el capítulo de personal" y así poder reducir las tasas universitarias. "Estamos en los detalles porque el dinero es finito y uno no es capaz de llegar, probablemente, en los plazos en los que nos gustaría", ha reconocido la consejera.

Por otra parte, se ha referido al programa Erasmus Rural, que han llevado a cabo hasta ahora la Diputación de Zaragoza y la UZ y al que se ha sumado ahora el Gobierno de Aragón y las diputaciones provinciales de Huesca y Teruel. Se va a desarrollar en el marco del proyecto de universidad europea UNITA-universitas montium, en el que participa la UZ y otras cinco, las de Turín (Italia), que es la coordinadora; Pau y Saboya Montblanc, en Francia; la del Oeste, de Timisoara, en Rumania, y la de Beira Interior, en Portugal.

La consejera ha sostenido que el Erasmus Rural es "pionero en España y Europa" y su objetivo es que estudiantes de otros países "vengan a nuestros pueblos a hacer prácticas, conseguir su primer empleo y a investigar".

En este punto, ha expuesto diferentes ámbitos en los que desarrollar estudios científicos en materia sociológica, patrimonio, humanidades "y otras muchas áreas que se pueden investigar perfectamente en el medio rural y, además, haría falta llevar a esos jóvenes allí", ha remarcado Díaz, quien ha confiado en que este verano pueda iniciar su andadura en esta nueva etapa del programa.

NUEVAS TITULACIONES

La consejera ha apuntado, sobre el aumento de titulaciones en la Universidad de Zaragoza, que es algo que ha de proponer la institución académica, si bien "estamos teniendo esas conversaciones" con la vocación de "especializar los campus". En el caso de Huesca, se plantea una nueva oferta en el ámbito de Ciencias de la Salud, pero no será para completar la carrera de Medicina, puesto que su Departamento ya descartó esta opción con el propósito de evitar "carreras duplicadas".

A colación y ante la falta de médicos en Aragón y otros lugares de España, carencia que se ha acentuado por la pandemia, la consejera ha argumentado que el problema "no es cuántos estudiantes acceden a la carrera, sino cuántos pasan el MIR", es decir, la prueba para acceder a una plaza de formación como facultativo especialista tras terminar el grado, porque "se queda mucha gente fuera" y, además, al finalizar hay quienes "se van" a trabajar a otros lugares y "se pierde en cada uno de los pasos en torno al treinta por ciento de la matrícula".

Maru Díaz ha dicho que eso es algo que se ha planteado al Gobierno central en la Conferencia General de Política Universitaria, y ha recordado que las plazas MIR se ofertan desde el Ministerio de Sanidad.

A su entender, "como país tenemos que hacer una reflexión" al respecto porque "habíamos adelgazado mucho nuestro sistema sanitario de cuidados y necesitamos más profesionales", y ha incidido en que la presión sanitaria "no va a caer de repente, al revés, hay mucho retraso" porque "se ha tenido que priorizar salvar vidas" durante la pandemia.

"Confío en que en el Gobierno de coalición se haga esa reflexión" porque "necesitamos más personal, tanto sanitarios, sociosanitarios, en residencias, de cuidados", cuya carencia "ha sacado a la luz la pandemia".