30 de marzo de 2020
 
Publicado 25/02/2020 12:56:21CET

El boletín informativo de la Mesa del Pollo se hace eco del aumento de las exportaciones de la carne de ave de España

ZARAGOZA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El boletín informativo de la Mesa del Pollo, editado por la Lonja del Ebro, ha señalado que las exportaciones de la carne de ave de España han aumentado en 2019. La publicación hace referencia a los datos ofrecidos por Estadísticas españolas de comercio exterior (Estacom) del ICEX España Exportación e Inversiones.

Esta información señala que España llegó el año pasado a exportar carnes y productos cárnicos por un total de 7.784,28 millones de euros. En aves, la subida de las ventas llegó al 10,3 por ciento y se situó en 385 millones de euros.

Los principales destinos para la carne de aves de España están en Francia con 134 millones y en Portugal con 100 millones de euros. Fuera del ámbito de la Unión Europea hay que destacar cómo Sudáfrica ha crecido fuertemente en esta categoría, pasando de unas compras por 4,61 millones de euros en 2018 a superar los 17 millones en 2019.

Por otro lado, el último boletín informativo de la Mesa del Pollo ha comunicado que la República Checa confirmaba la pasada semana un nuevo brote de gripe aviar en una granja de pavos, en la localidad de Moravan, a 140 kilómetros de Praga, en la que se prevé que se tendrán que sacrificar a unos 100.000 animales.

El ministro de Agricultura checo, Miroslav Toman, ha asegurado que todavía no se ha registrado ninguna transmisión a personas, sin embargo, se trata de un brote altamente patogénico que resulta letal para las aves.

La alarma se desató tras producirse un aumento de la mortalidad de los animales superior al 3 por ciento. Se trata del segundo brote reciente que se produce en el país centroeuropeo, tras las epidemias ocurridas en los años 2007 y 2017 en las granjas avícolas checas que diezmaron su producción, provocando un aumento del 25 por ciento del precio de los huevos en el mercado.

El brote de gripe aviar del año 2017 afectó sobre todo a las provincias de Gerona y Barcelona, dónde se detectó la presencia del subtipo H5N8 del virus de la influenza aviar, altamente infeccioso, en un total de diez granjas de patos. Para prevenir cualquier contagio, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación estableció medidas de sacrificio sanitario que incluían la limpieza y desinfección de todas las explotaciones. El virus provocó que se tuvieran que sacrificar en una ocasión más de 17.000 patos en una granja de Gerona, en febrero de ese año.