23 de febrero de 2020
 

Caja Rural de Aragón posee el 63% de sus oficinas en localidades de menos de 2.000 habitantes

Publicado 15/02/2020 11:39:53CET
Oficina de Caja Rural de Aragón en la localidad de Monegrillo, en la provincia de Zaragoza.
Oficina de Caja Rural de Aragón en la localidad de Monegrillo, en la provincia de Zaragoza. - CAJA RURAL DE ARAGÓN

Un total de 63 de las 76 oficinas de Caja Rural de Teruel están en poblaciones de menos de 5.000 habitantes y 25 de menos de 500

ZARAGOZA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Caja Rural de Aragón posee el 63 por ciento de su red de oficinas en localidades de menos de 2.000 habitantes. En total, suma 226 oficinas en su área de influencia, que es la Comunidad autónoma, principalmente Huesca y Zaragoza, ya que solo posee dos delegaciones en Teruel --en Calamocha y Alcañiz--, así como Lérida y La Rioja.

Si se tienen en cuenta las cerca de 200 oficinas de esta entidad en Aragón, el 61 por ciento de ellas está en localidades de menos de 2.000 habitantes y 40 de ellas en núcleos de menos de 500 habitantes, ha explicado el director de Comunicación de Caja Rural de Aragón, José Antonio Artigas, en declaraciones a Europa Press.

En el último año, la entidad ha cerrado dos oficinas en el ámbito urbano, en la ciudad de Zaragoza, en la calle Conde Aranda, en diciembre, donde, no obstante, se va a mantener el cajero, y en Lérida, así como en tres en municipios de menos de 200 habitantes, si bien Artigas ha remarcado que en estos casos "tienen una oficina en una población muy cercana y desde la que se le dará servicio bajo demanda".

En concreto, las tres localidades rurales están a cuatro, cinco y ocho kilómetros de una oficina de esta entidad. "No son distancias muy grandes" y "son localidades pequeñas a las que se les va a dar servicio a demanda quedando con el cliente", ha incidido.

El director de Comunicación de Caja Rural de Aragón ha subrayado su voluntad de mantener oficinas rurales puesto que "es el medio que nos vio nacer", para incidir en que la entidad "sacrifica una parte de su rentabilidad económica por la rentabilidad social que supone estar al lado de las personas en el medio rural manteniendo esas oficinas".

Así, los criterios para mantenerlas son de negocio, de rentabilidad económica y de rentabilidad social. En el caso de las más pequeñas, el horario de apertura se ciñe a las necesidades de los clientes y al volumen de trabajo, pudiendo ser de dos o tres horas al día, en días alternativos o de una jornada completa un día a la semana.

CAJEROS

La Caja Rural de Aragón posee 230 cajeros, el 73 por ciento de ellos en el ámbito rural aragonés. Para su instalación o mantenimiento, también tienen en cuenta la rentabilidad social, además de que se les dé una utilización mínima.

Artigas ha recordado que los cajeros permiten no solo sacar dinero, sino también hacer ingresos, pagar impuestos, tributos y hacer la domiciliación de recibos, "algo que es muy importante en el medio rural y para las personas que viven en estos lugares".

El director de Comunicación ha considerado fundamental que en el medio rural haya una red 4G o superior de calidad "que permita la conectividad", para aclarar que si bien hay "muchas funciones que se pueden realizar por banca digital, otras que requieren escuchar, asesorar y dar soluciones a dudas y preguntas".

Por eso, ha remarcado, han de convivir "el mundo digital, que se impone más en el caso de la gente joven y en el ámbito urbano, con la atención personal, como puede ocurrir con personas mayores que viven en el medio rural", con quienes tenemos que tener sensibilidad social", ha apostillado.

También ha explicado que desde Caja Rural de Aragón ponen especial interés en conceder financiación al medio rural, a los emprendedores, a los autónomos y a las cooperativas. Cerca del 50 por ciento de la otorgada en el último año ha sido en el medio rural para ayudar a que las personas impulsen su proyecto de vida en el territorio o puedan renovar y emprender sus actividades.

"Como Caja Rural, estamos siempre muy cercanos al sector agroalimentario y hacemos todo lo posible por ayudar y asesorar en los proyectos que nos presentan nuestros clientes. Esta financiación actúa como dique de contención contra la despoblación. Genera futuro y riqueza en el territorio", ha glosado Artigas.

Por otra parte, ha resaltado el papel de la Fundación Caja Rural de Aragón en llevar actividad cultural, de desarrollo e iniciativas sociales al medio rural. "Llevamos formación a emprendedores, en nuevas tecnologías, para mejorar en los estudios nuestros jóvenes, concienciación sobre la sostenibilidad y el medio ambiente, fomento del deporte, de los hábitos saludables y en el ámbito cultural impulsamos desde galas líricas, a pintura, o actividades relacionadas con el teatro, la literatura o el cine".

SENSIBILIDAD

Artigas se ha referido a la reciente petición del presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, de "máxima sensibilidad" a las entidades bancarias ante el cierre de oficinas en el medio rural y ha coincidido que "entre todas las entidades, debemos de hacer esfuerzos por evitar amplias zonas de exclusión financiera y como decimos nosotros tener en cuenta la rentabilidad social que tenemos aportar".

Por eso, "compartimos que hay que tener mucha sensibilidad con esas personas que habitan nuestros municipios, que ayudan a mantener el territorio y un paisaje que de no ser por ellas cambiaría totalmente".

Precisamente, el pleno de la DPZ ha aprobado esta semana por unanimidad una moción que reclama la implicación de las Administraciones públicas y especialmente de los bancos para lograr un nuevo servicio rural financiero que atienda las necesidades de los habitantes de los municipios zaragozanos.

El responsable de Comunicación ha esgrimido que "donde no hay cajas rurales, la provincia lo nota mucho" y el índice de exclusión financiera es superior. En el caso de Aragón, ha subrayado que de siempre ha habido municipios que no han tenido ninguna oficina, "ni en los años más boyantes", para apuntar que el índice de exclusión financiera ronda el 50 por ciento.

Según el blog de ruralvia.com, Caja Rural de Aragón y Caja Rural de Teruel son las únicas de entidades presentes en muchos pueblos aragoneses.

CAJA RURAL DE TERUEL

Caja Rural de Teruel opera principalmente en la provincia que le da nombre. Desde esta entidad han indicado a Europa Press que poseen una red de 76 oficinas, de las que 70 están en territorio turolense, tres en la de Zaragoza --en la capital, Cariñena y La Almunia de Doña Godina--, dos en Tarragona --Gandesa y Batea-- y una en Castellón de la Plana.

De ellas, 63 están en poblaciones de menos de 5.000 habitantes, de las cuales 25 se encuentran en localidades con menos de 500. En poblaciones de tamaño reducido y envejecidos donde no hay oficina propia, se realizan desplazamientos para acercar sus servicios y facilitar que sus habitantes puedan realizar gestiones sin necesidad de acudir hasta su sucursal.

Desde Caja Rural de Teruel han remarcado que a pesar de la crisis de los últimos años y el reto que supone la despoblación, no ha cerrado ninguna oficina en los últimos cinco años. "Nuestro objetivo es seguir manteniendo oficinas abiertas e instalar nuevos cajeros para acercar nuestros servicios a socios y clientes", según su Plan Estratégico, si bien esto ha de atenerse "a una rentabilidad sostenida de las mismas que aporte valor a nuestros socios".

En cuanto a cajeros, posee 52, distribuidos en las sucursales de su propia red, de los que 37 están en municipios de menos de 5.000 habitantes. La entidad apuesta por la digitalización y la banca electrónica con su plataforma 'Ruralvía'.

Igualmente, han esgrimido que el cooperativismo financiero diferencia al Grupo Caja Rural. "Estamos centrados en valores como la cercanía, la solidaridad y el buen gobierno" y "nos sentimos plenamente orgullosos de la creación de relaciones cercanas con nuestros clientes y con la sociedad en general gracias a nuestra fuerte vinculación al territorio y al entorno socioeconómico de las zonas en las que nos asentamos, a través del patrocinio cultural, la participación en proyectos de ciudadanía responsable y la educación financiera", han argumentado.

Contador

Para leer más