El Espacio Alfranca recibe más de 20.000 visitantes

Actualizado 15/08/2015 12:54:46 CET
La Alfranca (Zaragoza)
Foto: GOBIERNO DE ARAGÓN

    Más de 20.000 visitantes a Espacio Alfranca en el año 2014

   

   El Espacio Alfranca ha contabilizado, durante el año 2014, un total de 20.296 participantes en actividades de educación ambiental. Una cifra que mejora en un 18% la obtenida en 2013 con 17.185 usuarios.

   El repunte principal se ha encontrado en el fin de semana que ha pasado de 10.755 participantes en 2013 a 13.077 en 2014. Esto se debe fundamentalmente al esfuerzo del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad y la empresa pública SARGA por aumentar la oferta de actividades que se pueden realizar en Espacio Alfranca. Así, en 2014 han sumado un total de 403 frente a las 311 de 2013.

   Este importante incremento es fruto de una programación diversificada dirigida tanto a un público adulto y familiar (con visitas guiadas a entornos naturales, espacios expositivos, talleres y actividades singulares), como a un público escolar, centradas principalmente en el mundo agrícola y la apicultura.

   Por otra parte, el programa educativo, que incluye las visitas que grupos organizados realizan a Espacio Alfranca entre semana, también ha mejorado su cifra en 2014. Estos grupos, fundamentalmente colegios, han sumado en 2014 a 7.219 participantes mientras en 2013 fueron 6.430.

   En este bloque, la actividad estrella es la visita a la Balsa del Cascarro con 3.773 visitantes. Se trata de una actividad que se realiza en la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro, y que favorece el descubrimiento de los Espacios Naturales Protegidos como motores educativos.

   Dentro del programa educativo, también ocupa un lugar destacado la visita al CIAR (Centro de Interpretación de la Agricultura y el Regadío en Aragón) con 1.492 visitas. Un espacio expositivo preparado para experimentar y aprender por medio del juego, el ingenio y las curiosidades del mundo agrícola.

   Una oferta diversificada con novedades

   La educación agroambiental que se realiza durante las vacaciones escolares pretende ayudar a conciliar la vida familiar y por eso toma la forma de Campus semanal para niños de entre 6 y 12 años. De esta forma, un total de 205 chavales participaron en el Campus de verano y Semana Santa en 2014.

   Por último, señalar el éxito de las llamadas "actividades singulares", un nuevo recurso de educación ambiental que aúna cultura, relax y medio ambiente.

   Así, 228 espectadores acudieron al ciclo de "Conciertos de Primavera" organizados en colaboración con el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza.